Marketing digital para gente como uno

Episodio 109 | Productividad en primera persona.


Suscribite para escuchar Marketing digital para gente como uno en: IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Audiobip

La productividad es una de las primeras cosas que me fascinó cuando entré de lleno al mundo del emprendimiento. Nos obsesiona la idea de poder sacarle más beneficio a cada minuto de nuestro tiempo, sin embargo en la búsqueda de ese noble objetivo podemos perdernos y terminar gastando más minutos de los que ahorramos.

Hombre y mujeres orquesta.

Una de las cosas que nos iguala a todos los emprendedores, al menos a los que laburamos solos, es que tenemos que encargarnos de todas las facetas de nuestro negocio.

  • Tener una idea (o varias).
  • Desarrollar esa idea.
  • Crear nuestro plan de negocio.
  • Paquetizar nuestros servicios y ponerles precio.
  • Diseñar nuestra publicidad.
  • Publicar nuestra web.
  • Ocuparnos de los aspectos legales e impositivos.
  • Buscar clientes y vender.
  • Etc, etc, etc.

Con tantas tareas por hacer es lógico que el día nos quede corto y gran parte de estas tareas nos queden pendientes.

La productividad como norte.

En este contexto una de las primeras cosas que nos seducen es la tan mentada “productividad” algo a lo que la mayoría de los mortales no estamos acostumbrados.

Además, como en el resto de los temas que forman parte del ecosistema emprendedor, cada maestrito promociona su librito y existen una enorme cantidad de fórmulas, sistemas, modelos y métodos a seguir como GTD, Pomodoro, Kaizen, kanban, time blocking o agile.

Para agregar más confusión cada sistema tiene una o varias herramientas que se presentan como “la mejor opción”.

Mi experiencia personal.

Cuando empecé a escuchar sobre productividad fui uno de los que se sintió seducido con la posibilidad de “sacarle más jugo” al tiempo y lo primero que hice fue buscar en Google sobre el tema y encontré decenas de herramientas que prometían milagros.

Acá es donde cometí mi primer error ya que me puse a probar cuanta herramienta existía. Asana, Trello, Workep, Evernote, Simplenote y unas cuantas más.

Perdí más tiempo probando herramientas del que gané siendo productivo.

En productividad menos es más.

Todos cometemos errores de novatos pero afortunadamente y gracias a gente que sabía más que yo comprendí que no se trata de herramientas sino de analizar en profundidad las tareas, nuestros objetivos y definir que es y que no es importante.

Una vez que podemos separar lo importante de lo que no lo es (todo en relación a lo que queremos lograr) entonces no importa la herramienta a utilizar. O mejor dicho cuantas menos herramientas utilicemos más fácil será alcanzar esos objetivos.

Que herramientas utilizo.

Mi lista es breve.

  • GSuite (Gmail, Google Docs, Calendar, etc)
  • WhatsApp: me envío mensajes a mi propio número para anotar cosas, enlaces, audios, etc.
  • Toggl: para trackear el tiempo.

Conclusión.

Hay miles de herramientas y muchas de ellas bien concebidas y verdaderamente útiles pero en lo personal prefiero usar las menos posibles.

Por supuesto que la elección de la herramienta depende de muchos factores como por ejemplo la complejidad de los proyectos la cantidad de personas involucradas en los mismos y el tamaño de la organización.

De acuerdo a esas variables unas herramientas serán más adecuadas que otras. Mi sugerencia es que utilices la menor cantidad posible.

Contacto.

Si este episodio fue de tu agrado te dejo el formulario de contacto para que me hagas llegar tu comentario, consulta o sugerencia. Al toque te voy a responder.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.


1
¿Alguna duda, consulta? ¡Mandame un wasap :)!
Powered by