Marketing digital para gente como uno

364 No conviene desglosar un presupuesto.


Suscribite para escuchar Marketing digital para gente como uno en: IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Audiobip

Desglosar un presupuesto al ofrecer servicios profesionales no es una práctica que te recomiende. No estamos vendiendo frutas o verduras, no somos un súper chino que cobra de acuerdo a la cantidad de productos en el carrito. Un profesional lo es de principio a fin y cobrar debidamente es parte de la profesión.

No conviene desglosar un presupuesto.

Toda persona que empieza a dar sus primeros pasos como profesional tiene dudas, temores e inquietudes sobre muchos asuntos. Cobrar sus honorarios es uno de ellos.

Un error de principiante es hacer un presupuesto desglosado, ir renglón por renglón mencionando distintos ítems y poniendo al final de la línea punteada su precio individual como si se tratase de un ticket de supermercado.

En un buen presupuesto no hay elementos a eliminar.

Hay muchas razones para no hacer esto, la principal es que dejás una puerta abierta para que tu posible cliente empiece a eliminar cosas para bajar el importe del presupuesto.

Pero resulta que para hacer bien tu trabajo y obtener el resultado que el cliente espera cada elemento del mismo es necesario.

Si aceptás eliminar esos elementos individuales corres el riesgo de no hacer tu trabajo de forma correcta o de hacer las mismas cosas “regalando” aquellas que fueron eliminadas.

Si el presupuesto está bien hecho no tendría que sobrar nada.

El miedo a cobrar.

Creo que un presupuesto desglosado encierra el miedo a cobrar por el trabajo.

En cierta forma el profesional “deja una puerta abierta” para que su posible cliente pueda bajar el precio total pensando que de esta forma no pierde el trabajo.

Son las inseguridades del profesional las que están mal. No tiene por que “pagar los platos rotos” el presupuesto. Desglosar un presupuesto es una mala solución transitoria que puede traer problemas a largo plazo.

Cambiar la cabeza y mejorar lo que sea necesario.

Si vas a desglosar un presupuesto por miedo a cobrar será mejor que “arregles tu cabeza” en vez de hacer lo anterior.

Primero intentá determinar las razones por las cuales sentís ese temor, miedo o inquietud cuando realizás un presupuesto para un cliente.

Aquí pueden pasar dos cosas.

Que se trate simplemente de ideas en tu cabeza, que no haya algo concreto que te haga dudar del valor que aportás, como por ejemplo el conocido “síndrome del impostor”.

Si te ocurre esto vas a tener que trabajar sin descanso para mejorar la percepción de tu persona, tu trabajo y el valor que aportas para ganar más seguridad en vos y en tu perfil profesional.

Si en cambio tus dudas obedecen a que te faltan conocimientos, experiencia o talento en algunas de las tareas que ofrecés a tus clientes entonces la solución es mejorar.

Aprender lo que debas aprender, adquirir la experiencia que necesites y trabajar para mejorar en todo aquello necesario para elevar el valor de tu trabajo y la percepción del mismo.

En conclusión.

El miedo, las dudas y los interrogantes a la hora de poner los honorarios profesionales en un presupuesto son un clásico.

No tenés que sentirte mal si te ocurre lo que cuento en el episodio, simplemente reconocer el error y cambiar.

Desglosar un presupuesto no es la solución, es un error que tenés que evitar.

Enlaces.

354 Padre emprendedor, padre empleado.

334 No te conviertas en un commodity.

Episodio 231 | De ignorante a especialista en 5 pasos.

Episodio 176 | Sin ventas no tenés un negocio, tenés un hobbie.

Contacto.

Te dejo el formulario para tus dudas, consultas o comentarios. Al toque te voy a responder.

También podés preguntarme por WhatsApp ingresando a respuestasdemarketing.com así te contesto en un episodio de mi otro podcast.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.