Marketing digital para gente como uno

Episodio 31 | Objetivos del año nuevo 2019

Cada vez que empieza un año nos hacemos una lista interminable de cosas que queremos cambiar pero no siempre llegamos a buen puerto. Hoy voy a darte un par de consejos basados en mi experiencia personal que te van a servir para lograr esas tan ansiadas metas para este 2019.

¡Año nuevo! ¿vida nueva?

Arranca un año y hacemos una lista gigante de cosas que queremos cambiar, de objetivos y metas a lograr. Al principio empezamos con todos los bríos pero luego de un tiempo perdemos fuerza, ganas, motivación.

No soy coach, psicólogo o especialista pero puedo desarrollar este tema ya que en mi vida personal la lucha por alcanzar objetivos y cambiar mi manera de ser, pensar y trabajar ha sido y es una constante.

En este episodio voy a hablarte desde el punto de vista de mi experiencia y a darte algunas sugerencias que me fueron útiles y me permitieron romper la inercia y lograr grandes cambios en mi vida.

Lo primero es cambiar la cabeza.

En mis tiempos de adolescencia y juventud mi energía estaba por las nubes, no tenía límites en cuanto a mis sanas ambiciones y estaba seguro de que todo era posible.

Con el paso del tiempo las cosas fueron cambiando hasta llegar a cierto momento en que mi vida prácticamente no tenía sentido, no tenía sabor. Llegue a pensar en mi fuero interno que ni siquiera merecía ser vivida.

Sentirme en el fondo de un abismo me hizo replantear muchas cosas y surgió el deseo de cambiar, me di cuenta que no podía seguir desperdiciando mi tiempo con pensamientos, sensaciones negativas y culpando a los demás por asuntos sobre los que la responsabilidad era completamente mía.

Fue allí que recordé mis tiempos de adolescente y joven. No ansiaba volver el tiempo atrás, pero en cierta medida “envidiaba” mi manera de pensar ya que por aquel entonces en mi cabeza no había límites y no prestaba atención a las cosas negativas.

Por lo tanto supe, como si se tratase de una epifanía, que no había cambio posible en mi vida si no empezaba por cambiar mi cabeza.

Supe que debía dejar de enfocarme en lo negativo, dejar de consumir información inútil que solo aporta miedo y desazón. También asumí que en gran medida mi vida era producto de mis acciones, que poco importa lo que ocurre alrededor y por ende debía hacerme responsable y esforzarme por transformarla en digna de ser vivida.

A partir de allí deje de leer diarios, mirar noticieros y culpar al país a los presidentes o a las crisis internacionales y me enfoqué en mi trabajo limpiando mi cabeza de pensamientos limitantes y de escasez.

Actualmente sigo luchando a brazo partido ya que no es fácil mantener el ritmo. Mi vida no es perfecta, muchas cosas siguen sin solución y apenas estoy en los primeros escalones del éxito y la realización personal y profesional, sin embargo no tengo miedo, ni creo en límites y aunque de a ratos no sea sencillo mantener la mente en calma no me doy por vencido.

Si querés alcanzar metas, objetivos y transformar tu vida personal o profesional lo primero que tenés que hacer es cambiar tu cabeza, tu forma de pensar y de observar el mundo.

Debés poner foco en todo aquello que sirva para tu crecimiento y abandonar ese constante “cacareo” lleno de críticas y quejas que no te lleva a ningún lado.

Aunque en la vida pasen cosas sobre las que no tenemos control hay muchas otras que si podemos manejar y son estas últimas las que hacen la diferencia.

Pocos objetivos, pequeños y realizables.

La segunda cosa que descubrí en mi camino hacia los cambios fue que toda vez que me propuse dar vuelta la página a mi vida y elaboré un listado de objetivos a lograr terminé paralizado ante la imposibilidad de luchar en tantos frentes a la vez.

Ahora mi enfoque es distinto. Si bien persigo grandes objetivos y metas reconozco que para lograr estos, previamente debo alcanzar otros más pequeños.

Cada vez que alcanzo uno de esos objetivos lo entiendo como un escalón que me lleva hacia esas grandes metas que nunca pierdo de vista.

Te sugiero entonces que no te hagas una lista interminable de propósitos de nuevo año ni tampoco te pongas metas u objetivos grandiosos difíciles de realizar. Arrancá con cosas pequeñas y fáciles.

Por ejemplo: ¿Te gustaría correr y ser de la partida en una maratón?

Empezá caminando 20, 30, 40 minutos por día, sin apuro, sin exigirte demasiado, busca que esta actividad sea placentera. De a poco llegará el momento de ir aumentando el tiempo, la frecuencia o la velocidad.

Un día vas a poder trotar por 3 minutos, luego 5 y más tarde vas a estar corriendo y superando límites que jamás pensabas que los podías superar.

Elegí el ejemplo de la maratón porque es un clásico, pero esta manera de abordar cambios importantes en nuestra vida sirve para todo lo demás.

Empezá de a poco pero empezá, salí de tu zona de confort, rompé la inercia y animate a vivir la vida que merecés.

Primero el deseo, luego la acción.

La única manera de que puedas alcanzar tus metas y objetivos de este nuevo año es que los mismos tengan que ver con tus deseos. No fuerces situaciones o emprendas caminos que no son para vos.

Supongamos que querés tener un mejor estado físico pero no te gusta ir a un gimnasio o salir a correr. Imaginate que querés comer sano pero las verduras no son tu fuerte.

En estos casos tenés que buscar alternativas para cumplir tus objetivos sin sufrir la presión de estar haciendo algo que no es para vos. Tus objetivos tienen que estar alineados con tus deseos y eso que deseas tiene que ser tan fuerte que sin importar las veces que “fracases” sigas intentando.

A mí me paso con dejar el cigarrillo. Hace años que no fumo pero la última vez que lo dejé me costó mucho. Aunque tuve idas y vueltas, avances y retrocesos nunca bajé los brazos.

Supe que más tarde o más temprano lo iba a dejar porque mi deseo de dejarlo, de estar mejor, más sano era lo suficientemente fuerte como para vencer cualquier obstáculo.

Llegado a este punto en el que tu deseo es tan fuerte hay dos cosas que podés hacer, enfocarte en lo negativo y poner énfasis en lo positivo.

Con el ejemplo del cigarrillo

  • Podés ver el daño que te hace y decir ¡basta! no quiero esto en mi vida.
  • Ver los beneficios del cambio, la calidad de vida que vas a ganar dejando ese hábito perjudicial.

Resumiendo

Empieza un nuevo año y todas las asignaturas pendientes nos taladran la cabeza haciéndonos sentir que estamos en deuda con la vida y que nuestra obligación es hacer todo eso que hasta hoy no fuimos capaces de lograr.

No te agobies, como dicen por ahí “la vida no es un sprint, es una maratón”

Empezá este 2019 dando pequeños pasos, uno por vez eso si ¡no pares nunca!

Si cambias tu cabeza, vas logrando un objetivo por vez, seguís tus sueños, tus deseos y mantenés el ritmo verás que dentro de 365 días tu vida va a ser muy distinta a lo que es hoy.

Animate. No hay límites. ¡Feliz 2019 y gracias por estar!

Dejame tu contacto.

Si te gustó este episodio y querés dejarme tu opinión, consulta duda o sugerencia podés hacerlo en el formulario de contacto y el año que viene te voy a responder ( cuac, chiste malo !)..

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Feliz 2019

Mañana en Marketing digital para gente como uno un episodio especial, el primero del año. La idea es saludarlos, agradecerles por seguir este podcast y contarles algunas cosillas “off topic”. L@s espero!

Podés escuchar Marketing digital para gente como uno en tu app favorita. IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Spreaker > Hacé clic y suscribite < para no perderte ningún episodio.