Marketing digital para gente como uno

Episodio 34 | Hablando del perfeccionismo.

Este episodio trata sobre un tema que muchos emprendedores conocemos: El perfeccionismo, eso que se nos presenta como una virtud cuando en realidad termina siendo un defecto. En el mejor de los casos nos hace demorar innecesariamente, en el peor nos impide finalizar aquello que empezamos.

Perfeccionismo en primera persona.

Hay muchísima información sobre este tema en Internet desde distintos enfoques por lo tanto en vez de hacer un episodio del tipo “10 claves para saber si sos perfeccionista” preferí contar mi experiencia al respecto.

En cierta etapa de mi vida el perfeccionismo fue como una nota distintiva de mi personalidad y parte fundamental de mi forma de trabajar.

Afortunadamente ahora encaro mis proyectos de otra manera, no me interesa que sean “perfectos” me interesa que se hagan lo más pronto posible y de la mejor manera.

La perfección para evitar el rechazo.

Durante mucho tiempo asocié al perfeccionismo con la responsabilidad, con hacer las cosas al máximo nivel sin importar el tiempo o los recursos destinados a ello. Creía que ser perfeccionista era jerarquizar mi profesión.

Con el paso del tiempo empecé a notar que esa supuesta “virtud” que me hacía sentir orgulloso solo servía para demorar de manera innecesaria los proyectos que en algunos casos ni siquiera se finalizaban.

Al reflexionar sobre mi manera de trabajar me di cuenta que en realidad lo mio no tenía que ver con ser más profesional sino que tenia que ver con el miedo al rechazo, a que no valoraran mi trabajo.

Una vez que descubrí esto empecé a prestar más atención a los resultados y al hacerlo comprobé que ese perfeccionismo, esos detalles en los que tanto tiempo invertía no aportaban nada y en la mayoría de los casos eran perjudiciales.

Detalles que no aportan nada.

Cuando volví a dedicarme al diseño web demore meses y meses creando la que para mi era la “página web perfecta”

Páginas, subpáginas, secciones, servicios, iconos, gráficos y un sinnúmero de elementos en los que invertí una enorme cantidad de tiempo creyendo que ese era el camino para lograr el éxito comercial.

Creía que “mi web perfecta” iba a producir una lluvia de clientes y en realidad paso totalmente desapercibida. Esa fue una gran cachetada de la realidad que me sirvió para entender como funcionaba todo.

Lo importante es hacer.

Afortunadamente con el paso del tiempo y gracias a horas y horas de nuevo aprendizaje y capacitación permanente aprendí nuevas maneras de trabajar, nuevos enfoques

Ahí me di cuenta que lo más importante en cualquier proyecto, en cualquier tarea e incluso en la vida misma es ponerse en acción, ir hacia adelante y en todo caso mejorar sobre la marcha lo que sea necesario mejorar.

Ya no pierdo tiempo, mis proyectos arrancan con lo mínimo indispensable, mi página web es sencilla, casi minimalista, no pierdo tiempo en cosas que no aportan.

Lo mismo ocurre con los proyectos de mis clientes e incluso con mi propia vida. Lo importante lo hago y no me ocupo más de cuestiones irrelevantes.

Resumiendo.

Al menos desde mi experiencia el perfeccionismo es miedo disfrazado. Es una manera elaborada de poner excusas para no pasar a la acción.

Se puede ser un buen profesional, trabajar de manera excelente y obtener grandes resultados sin que ello implique demorar en detalles innecesarios.

Contacto

No olvides dejarme en el formulario de contacto tus dudas consultas o sugerencias. A la brevedad te voy a responder.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

SEO

Mañana, como todos los viernes en Marketing digital para gente como uno hablamos de WordPress, específicamente de SEO. Reglas básicas para posicionar tu web en Google.

Podés escuchar Marketing digital para gente como uno en tu app favorita. IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Spreaker > Hacé clic y suscribite < para no perderte ningún episodio.

1
¿Alguna duda, consulta? ¡Mandame un wasap :)!
Powered by