Marketing digital para gente como uno

Episodio 59 | Tu negocio es tu cliente más importante.


Suscribite para escuchar Marketing digital para gente como uno en: IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Audiobip

En ciertas ocasiones necesitamos mejorar nuestro negocio pero lo postergamos pues tenemos asuntos más urgentes. Si las cosas importantes se te están acumulando y nunca tenés tiempo para hacerlas será mejor que pares y te organices. Tu negocio es tu cliente más importante.

A mil kilómetros por hora.

Todos vivimos sumidos en el vértigo, agobiados por asuntos urgentes que debemos resolver y vamos postergando tareas que son importantes para mejorar nuestro trabajo.

Temas pendientes a resolver, actividades que mejorarían nuestro desempeño o ideas que de implementarlas nos producirían mayores ingresos o más beneficios.

El estar todo el día de aquí para allá saltando de una cosa a otra nos sitúa en el centro de una inercia que nos cuesta romper. No estamos a gusto porque sabemos que tenemos pendientes cosas que son importantes. Somos conscientes pero no podemos parar.

La urgencia de lo importante.

Cualquier buen libro, sistema o filosofía de gestión de tiempo (o de gestión de las tareas con relación al tiempo) distingue entre aquellas cosas que son urgentes y las que son importantes.

Sin entrar en profundidad en esta materia ya que en breve voy a hacer un episodio para hablar de “time blocking” te puedo decir que las primeras son las que requieren atención ¡ya!, Ahora mismo. Las segundas deberían ser atendidas por su importancia.

Sin embargo lo importante lo dejamos para después y a consecuencia de ello puede que jamás lo hagamos o algo peor que con el paso del tiempo eso importante pase a ser urgente e importante. En criollo “la sangre llegó al río”.

Un buen ejemplo que no tiene que ver con el trabajo pero que ayuda a entender esto tiene que ver con la salud. Sabemos que es importante ir al médico a hacernos un chequeo o ciertos análisis de rutina pero nunca nos hacemos el tiempo para ir.

Cierto día nos sentimos mal y tenemos que salir corriendo de urgencia y afrontar una situación que podríamos haber evitado.

Te pasa a vos, me pasa a mi, nos pasa a todos.

Estoy a diario hablando de marketing digital, dando consejos sugerencias y puntos de vista para ayudarte a mejorar tu actividad comercial utilizando Internet.

Pero lo gracioso del caso es que algunas de esas cosas que sugiero no las aplico en mi propio negocio. Y esto no tiene que ver con negligencia, hipocresía o con eso de “consejos vendo pero para mi no tengo”.

Por ejemplo, para este 2019 tenía planeado crear más contenido y mejorar mi gestión de redes sociales.

Publicar el podcast, volver a escribir en mí blog, crear un canal de Youtube con tutoriales, ir lanzando cursos de WordPress apoyando toda esta movida con contenidos orgánicos y campañas publicitarias en Google y Facebook.

Pero me confié demasiado con el podcast, fui demasiado optimista. No pensé que me iba a llevar todo el tiempo que me lleva cada episodio. Esto me “pateo el tablero” y ahora muchas cosas importantes están pendientes.

Mis redes sociales son un desastre, mi blog sigue sin actualizarse y los nuevos contenidos todavía están sin ver la luz.

Es necesario que tome cartas en el asunto.

Barajar y dar de nuevo.

Te cuento mi presente porque creo que es ilustrativo, de hecho es lo que me inspiró a hacer este episodio.
Ahora me encuentro con la necesidad de hacer esas cosas importantes que mencioné recién pero entre la creación de mi contenido y el trabajo de mis clientes no tengo tiempo. ¿que hago entonces?

Lo más sensato es frenar “parar la pelota” como se dice en lenguaje futbolero o “barajar y dar de nuevo” en la jerga de la timba. Es necesario que disponga de un tiempo para organizarme.

Una vez escuche una frase que me encantó y siempre tengo en cuenta. “Vale más una hora de buen pensar que un año de trabajar”

Para salir de esta situación compleja tengo que frenar, ver como puedo hacer para que el podcast me lleve menos tiempo y como planificar correctamente mi trabajo para crear esos otros contenidos y mejorar mis publicaciones en redes sociales.

También podría no hacer nada, dejar que las cosas a la larga se acomoden solas pero de hacerlo estaría dando la espalda a mi cliente más importante.

Tu negocio es tu cliente más importante.

Si damos lo mejor para nuestros clientes, somos profesionales, diligentes y hacemos lo imposible para atender y solucionar sus problemas ¿no deberíamos hacer lo mismo por nuestro negocio?

Nosotros somos nuestro mejor cliente, el más fiel, el que nos va a acompañar toda la vida. Merecemos atención.
Volviendo al ejemplo de mi trabajo. Yo podría dejar todo como está y mi trabajo no sufriría cambio alguno pero no puedo hacerlo.

Tengo que invertir el mismo esfuerzo trabajo pasión y ganar que invierto en mis otros clientes.

Mi propio negocio es la base a partir de la cual todo lo demás se desarrolla y cobra sentido. Mi actividad es la que me da de comer, la que me permite soñar y planificar nuevos logros y desafíos. ¿no merece lo máximo que pueda dar?

Eso de “en casa de herrero cuchillo de palo” es absurdo, es menospreciar nuestra actividad principal, relegarla a un segundo plano cuando en realidad es la más importante.

Somos nuestro cliente más importante, tu negocio es tu cliente más importante y toda la inversión que puedas hacer para mejorar es poca comparada con el beneficio que vas a obtener.

Contacto.

Podés dejarme tu comentario en el formulario de contacto. También hacerme llegar tus dudas consultas o sugerencias. Al toque te voy a responder.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Maquetadores visuales en WordPress.

Mañana como todos los viernes un episodio sobre WordPress. Concretamente con un tema que genera mucho revuelo. ¿Conviene usar maquetadores visuales?. ¡Nos escuchamos mañana!

1
¿Alguna duda, consulta? ¡Mandame un wasap :)!
Powered by