Marketing digital para gente como uno

Episodio 60 | ¿Es correcto usar maquetadores visuales en WordPress?


Suscribite para escuchar Marketing digital para gente como uno en: IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Audiobip

Pocos temas generan tanta controversia como los maquetadores visuales. Cuando se habla de Divi, Visual Composer o Elementor para diseñar sitios web con WordPress las voces de los defensores y detractores de estos sistemas se hacen oír. ¿Es correcto utilizarlos? Hoy te doy mi opinión al respecto.

¿Qué son los maquetadores visuales?

Los maquetadores visuales son unos plugins, un software que podés instalar en tu WordPress para diseñar visualmente tu sitio web sin necesidad de escribir código.

Por lo general se utiliza el sistema de arrastrar y soltar. Uno puede seleccionar ciertos módulos (de imagen, de video, de texto, etc) e ir construyendo a partir de ellos cada una de las secciones de una página web.

Maquetadores como Elementor en su versión pro van más allá, ofreciendo la posibilidad de utilizar contenidos dinámicos como por ejemplo el titulo de una entrada o su contenido, lo mismo para custom post types o campos personalizados.

Sin ir más lejos, el nuevo editor que viene con WordPress desde su versión 5 tiene algunas características de los editores visuales al permitir a un usuario crear su contenido utilizando bloques.

Hay muchos maquetadores visuales para WordPress como por ejemplo Elementor, Divi, Visual Composer, Site Origin, etc.

Amores y odios.

En la comunidad de WordPress se arman unas discusiones memorables y unos parloteos insufribles cuando el tema en cuestión es el de los maquetadores visuales.

Están los que opinan que los maquetadores visuales solo sirven para hacer las páginas web más lentas por consumir más recursos y quienes afirman que son excelentes soluciones para ganar tiempo y hacer sitios web visualmente más atractivos a lo que con frecuencia ofrece WordPress.

Hay opiniones para todos los gustos. En lo personal creo que los maquetadores visuales son parte de un presente y un futuro que no se puede obviar.

Además me parece muy positivo y siempre voy a estar de acuerdo con aquellas herramientas, sistemas o modos de acercar el diseño web en particular y la presencia digital en general al mayor público posible.

De programadores, locking y otras yerbas.

Muchas veces se atacan a los maquetadores visuales comparándolos con las virtudes y beneficios de un diseño a medida hecho por programadores.

Creo que es un poco “flojito” este punto de vista ya que, si vamos al caso, el propio WordPress no deja de ser un código que aunque libre, gratuito y con licencia GPL no está hecho “a medida”.

Otro ataque que se les hace a los maquetadores es el tan temido efecto “locking”. Se dice que no es conveniente utilizarlos ya que si algún día queremos eliminar el maquetador vamos a perder el aspecto visual de nuestra página web y nos quedará una gran cantidad de residuos, de fragmentos de código o shortcodes provenientes de ese constructor visual que eliminamos.

Por un lado no todos los maquetadores dejan “código basura” cuando se desistalan y por otra parte todo en el mundo WordPress en mayor o menor medida produce “locking”. Si uno crea un cierto tipo de contenido como un custom post type mediante un plugin al eliminar ese plugin dicho contenido desaparece.

Lo mismo si usamos un plugin de galería de fotos, de calendario, de reservas, todo plugin que aporta una funcionalidad que no trae WordPress de base crea “locking” pues al desaparecer el plugin se lleva consigo esa funcionalidad.

O sea, si te vas a quejar del maquetador, también quejate de los plugins ¿no te parece?

Y si de locking se trata nada peor que un diseño a medida donde el único que tiene la “llave mágica” es el programador que hace la web y ante cualquier cambio, actualización o lo que sea debemos ir a morir en él o quedarnos con las manos vacías.

Los maquetadores visuales vistos desde el contexto adecuado.

Para tomar posición acerca de la conveniencia o no de los maquetadores visuales hay que poner las cosas en contexto.

Cada desarrollo web, cada sitio, proyecto y negocio tiene sus propias características. No toda la gente tiene la misma cantidad de dinero para invertir, los mismos conocimientos ni el tiempo disponible para publicar su sitio online.

Yo prefiero enfocarme en los aspectos positivos de los maquetadores visuales y entender que son formidables para que mucha gente pueda tener su sitio web de forma sencilla. ¿Qué hay de malo con eso?

Incluso no solo se trata de usuarios primerizos. Mi caso es un caso testigo. Yo vengo del mundo del diseño, mis conocimientos sobre programación son menos que básicos pero sin embargo me considero un buen profesional, o al menos uno con criterio, responsabilidad y atento a brindar a mis clientes las soluciones adecuadas a sus necesidades.

Cuando alguien me solicita un sitio web ¿Debo conformarme con una plantillas insípidas? ¿o puedo dejar volar mi imaginación y apostar a mi creatividad utilizando para ello un maquetador visual?

Tranquilamente puedo usar un maquetador visual y seguir prestando atención a las buenas prácticas en lo que se refiere al diseño web. Por el contrario, el hecho de que alguien no utilice un maquetador o que haga todo por código no garantiza que aplique esas buenas prácticas.

Se puede ser un buen profesional usando maquetadores o sin ellos.

La presencia digital del siglo pasado y la actual

Esta discusión de los maquetadores visuales tendría sentido si estuviéramos en 1995 o en el 2000.

En la internet de esos tiempos no existían redes sociales, ni muchas de las plataformas, técnicas y herramientas del marketing digital actual. Nuestra presencia digital y por ende nuestro éxito dependía prácticamente en un 100% de nuestra página web. En dicho contexto cada milisegundo de tiempo, cada linea de código que nos ahorrásemos valía oro puro.

Hoy esto no ocurre. Aunque es muy importante que nuestra web cumpla con los estándares de la industria, sea ligera, con un buen diseño, optimizada para móviles y bien pensada desde sus funcionalidades y usabilidad, nuestro sitio es solo una parte, importante por cierto, pero solo una parte de todo el ecosistema digital de nuestro negocio.
¿Que quiero decir con esto? Que podemos tener la mejor página web y sin embargo fracasar estrepitosamente ya que nadie nos encuentra y por el contrario podemos usar Divi, Elementor, Visual composer o el Pagebuilder de Siteorigin y ver con alegría como crece nuestra comunidad, aumentan nuestros suscriptores y se engorda nuestra cuenta bancaria.

Nuestro sitio web es importantísimo y tiene que estar hecho de la mejor manera posible y optimizado al máximo, pero tampoco hay que ser tan dramáticos con el asunto.

Hola mundo, soy Gutenberg.

Para ir finalizando. Me gustaría recordarle a los que se rasgan las vestiduras y montan en cólera cuando ven un maquetador visual que la nueva versión de WordPress trae un nuevo editor llamado en su momento Gutenberg.

Un editor que “toma prestado” de otros softwares, e incluso de los maquetadores, la idea de construir la web enteramente desde lo visual. La versión actual del editor es limitada pero según sabemos las actualizaciones venideras traerán muchos elementos que hoy están en cualquier constructor visual.

Cuando el editor de WordPress en un futuro mediato permita hacer una web como hoy la hacemos con Elementor o Divi que harán los detractores ¿ Se van a pasar a Joomla?

Contacto.

¿Te gustó este episodio? Aguardo tu comentario. También podés dejar en el formulario de contacto tus dudas, sugerencias e incluso pedirme un presupuesto, al toque te voy a responder.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Próximo episodio.

Texto

1
¿Alguna duda, consulta? ¡Mandame un wasap :)!
Powered by