1124 Productividad: un poco de caos siempre viene bien.


Escuchá Marketing para gente como uno en >>> IVOOX | Spotify | Google | Apple 

Estoy convencido de que la organización ayuda a la productividad y que la productividad es una gran aliada en tu vida y en tu negocio. Por una parte coincido con lo teórico y lo sostengo con mi propia experiencia al aprovechar los beneficios del orden. Sin embargo ¡ojo! que el orden no sea una obsesión.

A continuación te comparto las notas del episodio y su transcripción editada. Si querés que amplíe el tema, aclare algún punto o deseas comentar escribime al formulario.

Bienvenid@s a otro episodio.

Bienvenida y bienvenido a marketing para gente como uno.

Soy Carlos Malfatti, Consultor de Marketing y nos encontramos otra vez para hablar de Marketing, Emprendimiento, Redes Sociales, Contenidos, Publicidad y todo lo que tenés que saber para llegar a más personas, captar más clientes y vender más en internet.

Me encanta el orden y la productividad.

Arrancamos un programa en el que voy a hablar del orden, del caos y de la productividad.
Si seguís este podcast ya me conocés. Sabés que soy alguien a quien le encantan estos temas y que trata de aplicarlos.

Sabés que he tenido resonantes éxitos pero también rotundos fracasos pues no es muy fácil ser productivo (más allá de que te lo digan por ahí).

El factor humano en la organización y productividad.

Hay un montón de contenidos en redes sociales sobre estos temas pero en general se habla de metodologías y de formas de hacer las cosas lo cual está bien.

Sin embargo hay un componente fundamental que pareciera que no se toma en cuenta. Se trata del factor humano.

La misma metodología que a un grupo de personas les funciona puede que a otro grupo no le sirva. Esto ocurre por su propia realidad, su contexto, su cultura y tantísimos otros factores que rodean a las distintas personas.

En el orden y la productividad no hay recetas mágicas para todo el mundo.

Hay que tener mucho cuidado con esto de la productividad para no perderse en este bosque de contenidos prácticamente infinito.

Contenidos que prometen ser el mejor hack de productividad, el más esperanzador, el que promete más resultados, lo más infalible, el último hallazgo que hará que tu productividad se dispare y logres el éxito “trabajando apenas 15 minutos por día”.

De esto hay mucho. Así que mi primer sugerencia es que tengas cuidado y no caigas en la trampa de “recetas infalibles” que te proponen “sin esfuerzo” y “en breve tiempo” lograr lo que suele lograrse con mucho esfuerzo y mucho tiempo. ¡Cuidado!

Lo mejor es que encuentres tu propio método. El que se ajuste a tu contexto y necesidades.

Productividad: orden y caos.

Lo segundo es que aún encontrando un método que sea perfecto para vos también te relajes, que no te obsesiones con ser productiva o productivo a cada segundo.

Tenés que dejar un poquito de espacio al desorden y al caos.

Buscando contenidos sobre productividad en Internet verás que hay gente que organiza todo, absolutamente todo: Su estudio, su vida, su trabajo, al punto de que cada cosa que tienen que hacer la ponen en herramientas como Notion.

No es una crítica de mi parte. Si te funciona ¡Genial!.
El problema es que mucha gente intenta copiar lo que funciona a los demás y termina en un estado de estrés porque no puede lograr esa “hiper productividad” que se suele mencionar.

Es imposible lograr orden y productividad desde el primer día.

Para mí el problema está en aquellas personas que todavía no le han encontrado la vuelta a la productividad y necesitan organizarse para ser más eficientes.

Estas personas se topan con contenidos de esta naturaleza, contenidos que les dicen que para mejorar su vida y trabajo tienen que organizar absolutamente todo.
Desde la hora que te levantas a la que te acostas, la hora que tomas el desayuno, si tenés cita con el médico, si vas a aprender guitarra, si tenés que llevar los chicos al jardín. Sugieren poner todo en la app o plataforma de productividad y la verdad me parece absolutamente impracticable en la mayoría de los casos.

Cuando un emprendedor o una emprendedora está dando sus primeros pasos no puede ajustarse a un sistema tan exigente. No lo puede cumplir en el largo plazo.

El orden y la productividad en mi experiencia como Consultor.

Lo anterior no lo digo por capricho, lo digo como profesional que tiene contacto frecuente con otras personas, colegas, clientes e incluso conmigo mismo.
También fui víctima de esta locura de querer organizar cada segundo de mi vida.

No hay un método bueno o uno malo. Todo depende de vos y tu contexto.
Si te sirve es bueno, de lo contrario buscá otra forma de organizar tu vida y trabajo.

Todo lo que te sirva para mejorar tu trabajo y mejorar tu vida es bienvenido pero aquello que en vez de mejorarte sea para estresarte más o que implique que vayas detrás de una utopía, de un santo grial de la productividad … y… no le veo mucho sentido.

Un poco de caos para que el cerebro descanse.

Algo de caos siempre viene bien. Creo que tenemos que darle descanso al cerebro.

Si somos personas experimentadas con esto de la productividad, los buenos hábitos y la fuerza de voluntad seguramente podamos resistir la presión de una vida tan diagramada. Pero esto se logra con práctica, tiempo y mejora constante.

Cuando vos arrancás a emprender vas haciendo las cosas cuando tenés ganas, no tenés una metodología de orden o productividad. Poquito a poquito vas mejorando, evolucionando y te adaptas a rutinas.
Comenzás con el time blocking (u otra metodología) vas definiendo horarios para hacer tal o cual tarea, etc etc. Es como que vas encontrando tu propio modo de organizarte, algo natural, propio una forma de orden con menos fricción y también menor presión.

Alguien que todavía no ha dado los primeros pasos, que apenas está en el “kindergarten” de la productividad no puede resistir el tener una vida tan ordenada donde cada hora o media hora tiene una tarea, como proponen por ahí.

Mi opinión viene de mi experiencia propia, de clientes y de colegas que fracasaron tratando de organizar cada segundo de su día.

El mundo se arregla solo. A veces es mejor el caos.

A veces lo mejor es dejar un poco de lugar para el caos, ya que todo se ordena igual.

Me gusta usar la frase “el mundo se arregla solo” y esto lo digo por experiencia.

A mí me ocurre a menudo y seguro a vos también que no hacemos algo que tendríamos que haber hecho y finalmente los resultados son mejores que si hubiésemos terminado la tarea.
A mí me ha pasado en más de una oportunidad.

Por ejemplo, al no preparar los episodios del podcast y al sentarme otro día se me ocurrían mejores temas para hablar.

Creo que esto ocurre porque el cerebro ha descansado, uno está mucho más relajado.
Cuando ponemos freno, nos vamos un rato a desenchufarnos por ahí y disfrutamos de otras experiencias pasando lindos momentos volvemos renovados. Finalmente la tarea que no hicimos la terminamos más rápido y mejor. Somos más eficientes por el simple hecho de dejar que las cosas fluyan a su ritmo.

En conclusión.

Soy un convencido de que hay que ordenarse y hay que planificar, todo eso está bueno, pero no los extremos. Los extremos nunca son buenos.

No organices cada segundo de tu día. Dejá que la vida le ponga un poquito de “magia” a tu camino y que las cosas, de tanto en tanto, se organicen solas.

En muchos casos el resultado es mejor que cuando pretendemos tener el control de todos y cada uno de los minutos o segundos del día.

Espero que este episodio haya sido de utilidad para vos. Hasta el próximo.

¿Querés vender más?

Si querés vender más puedo ayudarte. 🔥🔥🔥
¿Qué te parece si hacemos una consultoría por videollamada?

  1. reservás tu lugar.
  2. nos conectamos.
  3. me contás sobre tu negocio
  4. y te asesoro para que mejores tu marketing, contenidos, publicidad o lo que necesites.

¡Deja de perder tiempo, dinero y energía en acciones que no te dan resultados!
Empezá a vender con estrategias, metodologías, contenidos y publicidad.

👉 Escribime y reservá ya mismo tu lugar.