Como empezar un negocio de manera profesional

Empezar un negocio de manera profesional puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso. Aunque no hay fórmulas mágicas existen prácticas de gran valor a la hora de lanzar tu emprendimiento. Hoy comparto con vos cinco de ellas.

Nadie nació sabiendo, por lo tanto es común que quienes arrancan su primer negocio lo hagan a tontas y a locas, a puro ensayo y error. No es casualidad que muchos de esos emprendimientos terminen en fracaso.

El fracaso no tiene que asustarte ya que es parte vital del camino al éxito pero una cosa es que fracases habiendo hecho las cosas bien y otra distinta es caer en un fracaso por tu propia negligencia.

Las cinco prácticas que te recomiendo para empezar un negocio de manera profesional son:

  1. validar tu idea de negocio.
  2. desarrollar un plan de negocios.
  3. pensar en el largo plazo.
  4. pagarte tu propio sueldo.
  5. invertir en marketing y publicidad.

1 Validar tu idea de negocio

Es una recomendable práctica si querés empezar un negocio de manera profesional ya que una cosa es lo que ocurre en tu imaginación y otra muy distinta lo que pasa en la realidad.

A veces creemos que nuestra idea es algo novedoso, exitoso y que será aclamado por el mundo cuando en realidad a nadie le interesa.

Esto no tiene que ver sólo con emprendimientos digitales, es común que alguien alquile un local, contrate empleados y compre mercadería para luego darse cuenta ( tarde ) que eso no funciona.

Hace unos años hice un programa de radio, bien pensado con buenos contenidos y una gran producción pero cometí el error de no plantearlo como un negocio y por no haber hecho las cosas bien tuve un estrepitoso fracaso comercial. Como verás, de los fracasos se aprende…

Validar una idea de negocio no significa necesariamente invertir en costosos estudios de mercado, en mis artículos “Validar tu idea de negocio con Facebook” y “Podés validar tu idea de negocio a bajo costo” te comento alternativas sencillas y económicas para tener una primera respuesta del mercado que te ayude a tomar un correcto curso de acción.

La idea es que antes de invertir tiempo, esfuerzo o dinero tengas datos de la realidad para saber si debes seguir adelante con tu idea, cambiarla para que tenga éxito o directamente descartarla y hacer otra cosa.

2 Desarrollar un plan de negocios

Muchos creen que emprender es tener una idea millonaria, venderla a un grupo inversor y retirarse a una isla paradisíaca a gozar de la buena vida. Tal vez así sea en alguna galaxia muy lejana, pero no por aquí.

Para empezar un negocio de manera profesional tenés que dar pasos seguros en escenarios previsibles y para ello un buen plan de negocios es fundamental para ayudarte a tomar decisiones, establecer objetivos y trazar una estrategia para conseguirlos.

Sin en vez de eso tu plan de negocios te embarulla la cabeza y caes en la “parálisis por análisis” mejor ni lo hagas. Se trata de hacer algo sencillo, de poner por escrito los puntos claves de tu negocio como por ejemplo:

  • cual es tu negocio (core business).
  • qué productos o servicios vas a ofrecer.
  • socios y actividades clave.
  • cuales son las características del mercado.
  • cual es tu cliente ideal.
  • cual es tu modelo de negocio.
  • tu estrategia y canales para llegar a tus clientes.
  • tu necesidad de inversión.
  • tus egresos y previsiones de ingresos.
  • el umbral de rentabilidad.
  • etc,etc.

Una buena forma de abordar esto es utilizando el “modelo canvas” uno de los más utilizados por los emprendedores.

En un próximo artículo voy a darte un ejemplo de un plan de negocios explicando punto por punto el mismo.

Por lo pronto lo importante es que entiendas el valor y conveniencia de bajar tu idea al plano de la realidad y ponerla cara a cara con datos, situaciones y aspectos clave que de otra manera no los tendrías en cuenta.

3 Pensar en el largo plazo.

Hay quienes invierten todos sus ahorros en su proyecto con la esperanza de obtener ingresos desde el día cero (cosa que rara vez ocurre).  A esta forma de proceder la denomino “crónica de una muerte anunciada”.

Es normal que todos arranquemos una actividad confiados y con la esperanza de que nos vaya bien, sin embargo con la fe sola no alcanza. Empezar un negocio de manera profesional implica mirar a la distancia en el tiempo ya que ciertos recursos, como el dinero, son limitados.

Imaginate que invertís tus ahorros, o peor todavía, un dinero proveniente de un préstamo confiando en que tu negocio va a despegar enseguida y pasan uno, dos, tres, cuatro, cinco meses tu negocio sigue sin despegar y ya te quedaste sin un peso…

¿ con que vas a pagar los gastos fijos como el alquiler, sueldos, impuestos y las cuotas del préstamo  ?

Como verás es vital pensar a largo plazo si querés empezar un negocio de manera profesional. Esto es tan obvio que debería ser la regla, sin embargo es la excepción ya que son pocas las personas que obran de este modo.

Una mirada a largo plazo y  un presupuesto anual te van a permitir saber cuanto tiempo vas a poder “aguantar” a tu negocio antes de que se te acabe el dinero y también adelantarte y adecuarte a ciertas fluctuaciones del mercado derivadas de cuestiones estacionales, festivas o de otra índole.

4 Pagarte tu propio sueldo

Hay mucha literatura al respecto, principalmente en el campo de las finanzas personales. Yo voy a enfocarlo desde el punto de vista de la creación de tu propio negocio.

Cuando empezamos un negocio estamos super motivados, a tal punto que incluso somos capaces de resignar nuestros propios ingresos a favor del desarrollo de nuestro emprendimiento.

Jamás trabajaríamos para otra persona sin una justa retribución, aunque se nos prometiese una ganancia mayor en el futuro. Sin embargo si se trata de nuestro propio negocio somos capaces de sacrificar nuestro sueldo. Lo que es, lisa y llanamente, un error.

Podría explicartelo de mil maneras pero lo voy a hacer de la forma más sencilla para que lo entiendas sin vueltas:

Si tu negocio ni siquiera da para que te pagues un sueldo ¿ de qué negocio estamos hablando?

No tiene sentido trabajar, trabajar y trabajar esperando el dorado momento en que tu negocio sea exitoso para obtener lo que te merecés con justicia porque ese momento no llega nunca.  Tu sueldo y las ganancias de tu negocio son dos cosas distintas.

Quienes emprendemos sabemos que siempre hay gastos imprevistos, algo en que invertir e incluso imponderables que exigen atención, es por eso que tu sueldo debe estar contemplado en tu presupuesto desde el primer día.

Es cierto que al comenzar tu actividad probablemente no puedas pagarte y debas esperar un poco pero aún así es un concepto que debe ser parte de tus gastos fijos mensuales.

5 Invertir en marketing y publicidad

Los recursos destinados al marketing y a la publicidad no deben considerarse un gasto sino una inversión.

Siempre me pareció un absurdo ver como algunos invierten un dineral en su local, en instalaciones, vehículos e incluso en gastos superfluos pero cuando les decís que tienen que invertir en una página web, en una estrategia de marketing digital y publicidad online miran con cara de vaca constipada como si les estuvieras hablando de ir en busca del santo grial.

Gracias a Internet los consumidores tienen poderosas herramientas que les permiten encontrar aquello que buscan y comparar entre distintas opciones de productos y servicios. La única manera de lograr que  tu negocio se destaque entre una multitud de ofertas similares es trazar una buena y profesional estrategia de marketing e invertir en publicidad.

Un plan de marketing y la publicidad derivada del mismo te van a permitir no solo comunicarte con tu público sino más importante aun, conectar con ellos para transformarlos en clientes o fidelizar a los que ya lo son.

Si no tenés dinero podés invertir tiempo creando contenidos que seduzcan a tu público. Lo importante es que no te quedes sentado en un sillón esperando a que “llueva maná del cielo”, hoy más que nunca se debe salir a buscar a los clientes, quien no lo haga tiene su fecha de defunción garantizada.


Como siempre espero que este contenido te sea de utilidad. No olvides dejarme tu consulta, comentario o inquietud en el formulario de contacto, a la brevedad te voy a estar respondiendo.