1113 Si tu negocio no va: Borrón y cuenta nueva.


Escuchá Marketing para gente como uno en >>> IVOOX | Spotify | Google | Apple 

Cuando emprendemos podemos tener buenos resultados ( o sea, éxito) o puede ocurrir que las cosas no salgan de acuerdo a nuestras expectativas. El asunto, en estos casos, es saber cuándo tenemos que «dejar ir» a esa idea o proyecto. No conviene alargar la agonía de un emprendimiento condenado al fracaso.

A continuación te comparto las notas del episodio y su transcripción editada. Si querés que amplíe el tema, aclare algún punto o deseas comentar escribime al formulario.

Bienvenid@s a otro episodio.

Bienvenida y bienvenido a marketing para gente como uno.

Soy Carlos Malfatti, Consultor de Marketing y nos encontramos otra vez para hablar de Marketing, Emprendimiento, Redes Sociales, Contenidos, Publicidad y todo lo que tenés que saber para llegar a más personas, captar más clientes y vender más en internet.

En el emprendimiento a veces las cosas no resultan.

Gracias por acompañarme un día más hoy es lunes 21 de noviembre de 2022 estamos en el episodio 1113 y el tema de hoy es “borrón y cuenta nueva”. Dejá ir esa idea, negocio o proyecto que no va más. 

Al emprender podés tener buenos resultados o que las cosas no salgan como pensabas. Lo importante es que te des cuenta a tiempo y dejes aquello que no funciona. No tiene sentido alargar la agonía de un emprendimiento condenado al fracaso. 

Empezás a emprender a ciegas.

Cuando arrancás a emprender, a crear tu negocio, no conocés todos los vericuetos del emprendimiento.
Te falta mucha información y además lo más probable es que idealices las cosas hasta que te enfrentás con la cruda realidad.

Ahí es donde te das cuenta de que tus expectativas eran demasiado altas, que empezaste sin la preparación o los conocimientos adecuados y que las cosas no van como pensabas que iba a ir.

Pero, como ya estás en carrera, te cuesta cambiar el rumbo, te resistís a dar vuelta la página. 

No sigas por inercia, no pierdas tiempo.

Como emprendedores y emprendedoras tenemos la costumbre de enamorarnos de nuestras ideas o proyectos. Si además llevamos invertido mucho trabajo, esfuerzo o dinero más aún. No queremos soltar lo que no funciona.

 Para que esto no te pase hoy tenés la posibilidad de validar tu idea. Por ejemplo, podés invertir en publicidad a costos razonables para confirmar en breve tiempo si tu idea o negocio funciona. Tengo varios episodios en los que hablo de validar ideas.

Mi propuesta o sugerencia es que aproveches las opciones que tenés para validar esa idea, proyecto o negocio.
Si funciona, bárbaro. ¡Seguí adelante!.
Si no funciona. ¡A otra cosa mariposa!
Da vuelta la página sin miedo, ni dudas, ni nostalgia y principalmente sin sentir que fracasaste. Es poco probable tener éxito al primer intento.

Si algo no va, a otra cosa. El mundo gira demasiado rápido, no hay tiempo para que te quedes llorando por lo que no fue.
Si las cosas no salieron como pensabas, seguí adelante. Lo negativo y lo positivo te servirán de experiencia para el  próximo intento. 

Cuando un proyecto no funciona pueden haber muchas razones. 

Hay muchas razones por las cuales un negocio podría no funcionar.

  • Temas económicos: esa idea no te generó el dinero suficiente. Te fue imposible vender tus productos o servicios.
  • Estado anímico: hay gente que emprende y ante el primer obstáculo baja los brazos y entra en un estado de ánimo que conduce al desastre.
  • Falta de pasión: típico de quienes arrancan un negocio que no los motiva, hacen algo que “ni fu ni fa” a consecuencia de ello el negocio termina cerrando.
  • Expectativas: las expectativas demasiado altas también suelen condenar al fracaso a un emprendimiento. Hay personas que piensan que emprender es fácil y que se obtienen resultados sin esfuerzo y rápidamente. Al ver que no, caen en crisis.
  • Malas compañías: un mal socio, la falta de apoyo familiar y otras situaciones similares suelen conspirar ocasionando el fracaso de los proyectos.
  • Marketing: la ausencia de una estrategia profesional de marketing orientada a resultados es, en la mayoría de los casos, la razón por la que los negocios cierran antes de despegar. 
  • Habilidades y conocimientos: otro “clásico” es el de los emprendedores o emprendedoras que se ponen a hacer cosas sin los conocimientos o habilidades necesarias. Luego fracasan estrepitosamente. 

Como habrás visto un proyecto, negocio o emprendimiento puede “caer en desgracia” por muchas razones o la suma de todas ellas.
Aquí apenas hice una lista de las más comunes. Es importante que prestes atención a lo que te comento principalmente para que te des cuenta de que lanzar un negocio no es “soplar y hacer botellas”:

Un ejemplo de mis consultorías.

Como ya sabés ofrezco Consultorías de Marketing. 

Hace un par de semanas llegó una pareja que vendían accesorios para damas:
La cosa venía mal. Pocas ventas. su comunidad en redes sociales era inexistente, sus contenidos genéricos, lo invertido en publicidad no daba resultados, etc. O sea, un panorama que veo con frecuencia.
La mayoría de los emprendedores llegan a mí en estas condiciones.

Sus pobres resultados  reflejaban su falta de conocimientos, experiencia y habilidades básicas para el marketing y la venta.
Esto es común y si te ocurre no hay nada de qué avergonzarse, nadie nació sabiendo. Cuando uno arranca se equivoca, paso a paso va aprendiendo y mejorando.

Se pusieron a vender algo porque sí. 

Mientras conversábamos en la consultoría hice una especie de análisis DAFO y descubrí que vendían estos artículos casi por casualidad.

El amigo, de un amigo era mayorista y les permitía tomar fotografías de los productos y publicarlos en redes para su venta. Si el producto se vendía lo encargaban. 

Este emprendedor y su pareja sin validar el negocio consideraron que era una muy buena idea ponerse a vender esos productos. No eligieron ese negocio luego de analizar el mercado o por pasión. Simplemente como era algo fácil de hacer se pusieron a hacerlo.

Creyeron que era una “gran idea” vender un producto sobre el que hay una gran cantidad de competidores, un producto genérico que suele venderse por precio. Y para colmo salieron a ofrecerlo con contenidos y publicidad también genérica, sin una propuesta de valor diferenciadora. 

En la consultoría quedó en evidencia de que no era un negocio que estaba alineado con sus objetivos de vida, no había nada “apasionante” en lanzar este negocio.
Simplemente conseguían unos productos que podían vender, esos productos podrían haber sido cualquier otro producto, les daba lo mismo y a la hora de emprender esto importa mucho.

Pensaron que era suficiente sacar un par de fotos a los productos, publicarlos y venderlos. (lo que suele pensar todo el mundo).

Nada salió como pensaban y es por ello que me vinieron a ver. 

Mi sugerencia: cambiar de negocio.

En la consultoría quedó claro que no había pasión en vender esos productos. Y por esa razón ya no tenían las ganas del principio.
Por lo tanto les sugerí que buscaran otra actividad que les resultara más motivadora, un negocio más alineado con sus expectativas de vida. Algo en lo que pudiesen realmente marcar una diferencia y ayudar a otras personas. 

Al momento de escribir estas líneas están analizando alternativas. Siguieron mi consejo y dejaron ir eso que no funcionaba.

A veces incluso hay que dejar ir lo que funciona.

Cuando arranque ofrecía diseño de páginas web.
Si escuchás el primer año de este podcast vas a encontrar muchos episodios en los que hablo de WordPress y diseño web. A partir de esos contenidos conseguí clientes para hacer sus páginas web, la cosa iba bien.

Sin embargo, ya no quería dedicarme al diseño de sitios web.
Prefería apostar todo por el Marketing y tuve que decidir dejar de realizar una actividad que me funcionaba.
Como verás, no siempre se trata de fracasos o cosas que no funcionan. En nuestra actividad profesional o comercial muchas veces vamos a tener que decir de forma estratégica y dejar atrás aquello que por la razón que sea ya no queremos hacer. 

Borrón y cuenta nueva.

Animate a cambiar.
Cuando invertimos mucho en una actividad como tiempo, dinero, esfuerzo, trabajo, ilusiones y le metimos corazón nos cuesta soltar, dejar ir.

Pero no vale la pena insistir en algo que ya no queremos o que no nos está dando los resultados que creíamos que íbamos a tener. 

Tampoco significa darse por vencido ante el primer o segundo obstáculo. Se trata de que hay un tiempo, un momento en el que nos damos cuenta que ya no es lo mismo. Bueno, ese es el momento de cambiar, de dar vuelta la página y seguir con otra cosa.

Espero que este episodio te haya sido de utilidad. Hasta mañana. 

¿Querés vender más?

Si querés vender más puedo ayudarte. 🔥🔥🔥
¿Qué te parece si hacemos una consultoría por videollamada?

  1. reservás tu lugar.
  2. nos conectamos.
  3. me contás sobre tu negocio
  4. y te asesoro para que mejores tu marketing, contenidos, publicidad o lo que necesites.

¡Deja de perder tiempo, dinero y energía en acciones que no te dan resultados!
Empezá a vender con estrategias, metodologías, contenidos y publicidad.

👉 Escribime y reservá ya mismo tu lugar.