Cómo contratar un hosting para tu web.

Es fácil perderse,marearse, no entender nada a la hora de contratar un hosting. Muchas opciones, mucho dato técnico ¡ es de locos ! .Tranqui. Contratar un hosting es sencillo, todo es fácil de entender si te lo explican bien. 

Siguiendo la serie de arículos  “Tené una web profesional desde cero” hoy le toca al hosting.

En pocas palabras…

Un hosting es un espacio que se contrata a un proveedor de alojamiento web para subir nuestra página a internet. Los hay compartidos o privados. Al contratar un hosting vamos a tener tambien nuestro correo personalizado al estilo @midominio.com . Todas las empresas que ofrecen hosting presentan largísimas listas de configuraciones que son algo complicado de digerir para quien no está acostumbrado al tema.  Voy a explicarte paso a paso lo esencial.

Que estas contratando al contratar un alojamiento web (hosting).

Voy a centrarme en el hosting que alguien contrata para su página web o la de su empresa.

Sin entrar en demasiados tecnicismos al contratar alojamiento web estás contratando un espacio en un servidor para alojar tu página web con sus contenidos.  Un servidor es un sistema computacional con ciertas configuraciónes de hardware y de sistemas operativos que se utilizan, valga la redundancia, para “servir” páginas de internet. Sin complicarte mucho la vida pensá en un servidor como en una computadora “especial” o muchas de ellas conectadas entre si que se utilizan para alojar todas las páginas web que a diario visitamos.

Además del espacio y los recursos al contratar un hosting también estás contratando cuentas de correo electrónico con su respectivo almacenaje. Eso te permite tener una dirección o varias direcciones de correo electrónico asociadas a tu nombre de dominio.

Por muchas razones principalmente de imagen, de marca, de recordación y razones relacionadas al marketing es mejor un nombre con tu propio dominio. Siguiendo el ejemplo de la notas anteriores no es lo mismo  info@aluminiogonzales .com .ar , ventas@aluminiogonzales .com ar que  aluminiogonzales @hotmail o @gmail

Entonces lo primero a entender es que al contratar un hosting estas pagando para poder subir tu web a internet y disponer de cuentas de correo electrónico. Tambíen estás contratando una serie de servicios complementarios y de configuraciones de software y hardware que sirven a tal fin.  Según el tamaño de tu proyecto hay distintas variables a la hora de contratar un servicio de alojamiento web. Te sigo explicando..

Para un proyecto pequeño podés contratar un hosting compartido.

Nunca pongas el foco en lo que te ofrecen sino en lo que necesitás. Si empezás a mirar todas las opciones, las comparás, mirás los precios, los megas, los gigas, las tasas de transferencias y todo lo demás vas a enloquecer.

Todo en el mundo de internet tiene sus variantes que dependen de las necesidades de un proyecto, el hosting no es la excepción. La primera división importante que me gusta hacer es entre hosting compartido o privado. Le llamo “privado” a lo que no es compartido, prometí una nota sin mucho elemento tecnico por eso mis divisiones son sencillas ya que si entro en detalles en vez de aclararte voy a confundirte más.

Hosting compartido significa que los recursos de hardware y software que contratás a un proveedor de hosting los vas a compartir con otros clientes que también tienen alojadas allí sus páginas web. Aunque los que te vendan hosting te digan que tenes alojamiento ilimitado, bases de datos ilimitadas, transferencia ilimitada, etc. Siempre es bueno leer las condiciones de contratación y vas a ver que lo ilimitado tiene un limite.

La mayor ventaja de un alojamiento compartido es su costo. Hay algunos que son casi regalados, en mi caso no recomiendo los más baratos, desde $ 80 (pesos argentinos) por mes en adelante para mí está bien. La mayor desventaja del hosting compartido es precisamente lo que lo define, los recursos de hardware y software se dividen entre todas las páginas allí alojadas, esto podría significar que en ciertas circunstancias el desempeño de tu web se vea comprometido.

Para proyectos de mayores requerimientos un cloud server, vps o servidor dedicado son mejores opciones.

Cuando necesitás mayores recursos que los que te brinda un hosting compartido podes contratar servicios tipo cloud server,  VPS (servidores virtuales privados) o servidores dedicados.Básicamente son configuraciones de software y hardware que te proveen más recursos ya en forma virtual “partiendo en pedacitos” los recursos de una red para crear “virtualmente un server a medida para vos”, ya disponiendo de un equipo totalmente para tu uso. La primera opción siempre es más barata que la segunda.  

En el mercado hay soluciones de hosting cloud y vps en un rango de precios que van de los $500 a los $1000 pesos argentinos por mes. Los servidores dedicados arrancan desde los $900 en adelante.  Si necesitas alojar un blog o una página web te recomiendo empezar con un servidor compartido, el día que necesites más recursos podés cambiar a un cloud, o vps.

Si lo que vas a alojar el la web de tu empresa, con tus bases de datos, con acceso a empleados y clientes no ahorres en el hosting. Por menos de lo que gastás en café mensualmente podés contratar un hosting con mayores prestaciones en vez de uno compartido.

En mi caso, mi web y la de mis clientes las alojo en un cloud hosting. Tengo mi propio panel con el que creo cuentas individuales para ellos con las distintas configuraciones según cada necesidad. Es como si yo mismo vendiera servicios de alojamiento web. Por varias razones hago esto. Por cuestiones de control, porque puedo con pocos clicks ampliar los recursos que necesito, para tener mayor velocidad de carga, etc.

Pero como te decía si estás empezando no te compliques mucho, de última podes contratar por un mes o dos y probar, si necesitás más te cambiás a algo mas power!.

Configuraciones de los hostings – lo importante.

Las posibles configuraciones de los hostings son casi infinitas y cada proveedor de acuerdo a sus costos y a su marketing presentan distintas variantes. Te sugiero que no te enrosques mucho la cabeza leyendo renglón por renglón cada cosa que te ofrecen.

Si tu proyecto es algo sencillo casi cualquier configuración te va a servir. Una web con una portada y cuatro botones “la empresa” “servicios” “contacto” “productos” funciona sin mucho problema.

Si tu proyecto es algo realmente grande seguramente habrá gente de sistemas involucrada en el mismo, por ende, ellos se van a encargar de contratar un servicio que cubra tus necesidades.

Si tu proyecto es algo “intermedio” por ejemplo, alojar la página de tu negocio o empresa  y te corresponde a vos encargarte de contratar el hosting y de gestionarlo entonces tenés que prestar atención a algunas cosas:

    • Precio: no contrates esos hostings regalados que despúes son un dolor de cabeza. Está en juego tu negocio.
    • Espacio de alojamiento: hoy son muy comunes los cms (de los que hablaré a continuación) contratá, al menos 1GB de espacio. Igual en caso de que utilices muchas cuentas de correo.
    • Panel de control: Fijate que panel de control te ofrece el hosting (y que no te cobre una licencia por usarlo). Aunque vas a tener una mesa de ayuda mejor contratar un hosting que te permita usar un panel de control conocido ya que ante cualquier problema seguramente en internet encontrarás la solución.
    • Sistema de backup: A veces te ofrecen algo barato pero te hacen un backup por semana o por mes. Si tu web no se cambia con frecuencia esto no sería problema, pero si tenés una tienda online y cada día hay ventas es fundamental tener respaldo de la web ante cualquier problema.
    • Mesa de ayuda: Quedate con un proveedor que te de soporte 24x7x365 ya que al mejor estilo “ley de Murphy” si contratás un hosting con soporte en horario de atención comercial la web se te va a caer fuera de ese horario. Te lo aseguro.
    • AntiSpam Antivirus: Cerciorate de que tu hosting toma seriamente el tema de los virus, el spam y el hackeo.
  • SSL: El ssl encripta la información de tu web. Por ejemplo si tenes un e-commerce cuando alguien pone los datos de su tarjeta de crédito estos viajan encriptados y aunque alguien pueda ver esa información no podrá decodificarla, en cambio si tu web no tiene SSL esos datos no están encriptados.  Esto es importante por dos razones básicas. Contratando un SSL estás diciendo a tu visitante que los datos que te de al comprar o rellenar un formulario están seguros eso te hace más confiable y en segundo lugar Google advierte a los visitantes de webs que NO tienen SSL que ese sitio no es seguro. Por lo tanto es casi obligatorio tener SSL en tu web. Algunos proveedores te ofrecen gratis un certificado ssl, otros te lo cobran. Es algo que también debes ver.
  • Mesa de ayuda en español: Hay proveedores que tienen sus datacenters en Estados Unidos o Europa y sus callcenters o mesas de ayuda atienden a todo el mundo. Yo prefiero un proveedor local, o uno de otro pais pero que tenga un trato personalizado. Para las “mega-empresas” siempre vas a ser un cliente del montón.

Te hice una lista de lo que a mi criterio es lo más importante, me quedaron cosas sin mencionar como tecnología de almacenamiento, soporte para cms, cuentas de correo, subdominios, cuentas ftp, autorespondedores, registros MX, bases de datos, versiones de PHP, estadísticas, registro de errores, instaladores de software, tareas cron,  etc. En cierta medida todo es importante aunque como te decía para proyectos de baja complejidad lo que mencioné alcanza y sobra para decidir.

Si hacés esto contratar un hosting va a ser sencillo

Lo mejor que podés hacer al momento de contratar un hosting es buscar en Google, entrar a las redes sociales del proveedor para ver que opina la gente y finalmente contactar con la propia empresa decile que necesitas su asesoramiento para decidir que plan elegir.

En principio esto te va a ser de utilidad ya que vas a estar contratando lo que necesitás y de paso ves como responden, si explican bien, si son rapidos, si responden con amabilidad, etc.

Por tu parte podés responderte algunas preguntas que te ayudarán a explicar cuales son tus necesidades y contratar un servicio según las mismas

Preguntas de ayuda a la hora de contratar un hosting web.

  • ¿que tipo de página voy a alojar?
  • ¿espero tener pocas o muchas visitas a mi web?
  • ¿voy a vender online?
  • ¿voy a vender productos físicos o descargables?
  • ¿mi web actualiza contenidos permanentemente o una vez cada tanto?
  • ¿soy el unico administrador o hay otros?
  • ¿voy a alojar documentación importante de mi negocio y de mis clientes en mi web?
  • ¿mis clientes van a tener acceso a mi web?
  • ¿voy a alojar contenido multimedia en mi web (audios o videos)?
  • ¿mi web estará en un solo idioma o voy a alojar un multisite con distintas webs para cada idioma?

Mis diez preguntas son solamente una guía para que en base a ellas y a tu proyecto hagas las tuyas propias. Es importante hacerlo así ya que vas a tener bien claro tus necesidades y vas simplificarle las cosas a quien te venda el hosting.

Prefiero no recomendarte ningún proveedor de Hosting

No recomiendo un servicio de hosting en particular. Un mes atrás te hubiese recomendado a DonWeb pero hace un par de semanas sus servidores cloud, alli alojo algunas de mis webs y de mis clientes, dejaron de funcionar durante cuatro días. Si, como lees, estuvimos cuatro días con nuestras páginas fuera de línea.

Ese fué el tiempo que se tomaron para solucionarlo y su modo de proceder ante este gravísimo episodio fue asombrosamente inentendible. Casi diría que no pusieron la cara, apenas dos o tres publicaciones en un Blog informando de los avances en la solución del problema.

Puedo aceptar que tengan un  problema técnico, pero jamás que no haya respuestas a los clientes incluso a aquellos que revendiendo sus servicios quedaron pésimamente mal con sus propios clientes al no tener respuestas durante cuatro días. Llevo más de 10 años como cliente de esta empresa, siempre la recomendé. Ya no. Prefiero no recomendar ningún servicio.

Si tuviese que cerrar este artículo con lo que considero lo más importante en este tema te diría : Nunca ahorres en un hosting o tomes a la ligera su contratación, esta en juego tu negocio.


Estategia perdedora: caer en la trampa de los vendedores de humo y contratar hosting barato que a la larga como dicen “sale caro”..

Estrategia ganadora: tomarte en serio el asunto de alojar tu web en internet y hacerlo de acuerdo a las necesidades del proyecto sin buscar un ahorro de dinero. Hoy el hosting esta muy barato, un hosting bueno no es inalcanzable


¿y? ¿Que opinás?  Al final el tema del hosting es mas sencillo de lo que parece, no hay que perderse en detalles innecesarios.  En próximo artículo de la seríe  Tené una página web profesional desde cero voy a estar hablando de los distintos sistemas para implementar tu propia página web. Te espero, ante cualquier inquietud te dejo mi formulario de contacto. Muchas Gracias !