Esclavos de Facebook.

Que tu éxito no dependa de las reglas que ponen otros.

Si utilizás internet para tu trabajo sos vos quien tiene que tener el control de todo lo que allí ocurre. Lo gratis es atractivo pero puede ser más costoso que invertir con inteligencia. Tu Web, tus reglas.

Tu página web no puede ser Facebook.

Con frecuencia, cuando me piden asesoramiento sobre marketing digital, y  ante mi pregunta ¿tenés página web? me responden – tengo Facebook- como si se tratase de lo mismo.

No está mal usar Facebook para promocionarte o promocionar tu negocio. Facebook es una red social formidable en la que millones de personas interactúan cada día, sin embargo, depender exclusivamente de una red social es uno de los más costosos errores que se pueden cometer ya que en las redes sociales vos sos esclavo de su reglas, reglas que en muchos casos te pueden perjudicar.

Hablo de Facebook por ser la más popular, pero lo mismo se aplica a las demás redes sociales – Twitter, LinkedIn, Youtube, Instagram, Snapchat, Pinterest, etc etc-

Las redes sociales son un gran negocio a escala global gestionadas por empresas privadas que están en constante competencia para obtener la mayor rentabilidad posible en el siempre cambiante mundo digital. Estas empresas tienen sus propios objetivos, sus propias estrategias y reglas que van cambiando en forma permanente.

Un cambio de algoritmo puede perjudicar tu negocio

Para estar en las redes sociales no hay que pagar ya que estas obtienen ingresos mayormente publicitarios y para obtener la máxima rentabilidad posible todas optimizan su funcionamiento,en mi nota facebook no es gratis y nunca lo será lo explico con mayor exactitud.

Las redes sociales van cambiando la forma de funcionar mediante un algoritmo (que no es ni más ni menos que un programa informático).

Es el algoritmo el que define cuantas veces van a ver tus amigos o seguidores lo que vos publicas, cuanto tiempo tu publicación va a permanecer “a la vista”, también el algoritmo establece el “ranking” de las publicaciones dándole mas o menos importancia según el tipo de contenido y las interacciones de los usuarios, por tal razón, lo que hoy te funciona, lo que hoy te da resultado, en un abrir y cerrar de ojos podría dejar de funcionar luego del un cambio de algoritmo.

Esto es real y concreto, hay cientos de ejemplos de empresas que vieron disminuida la llegada a sus fans luego de un cambio de algoritmo. También se cuentan por miles los que sufrieron el cierre de sus paginas por publicar contenidos con derechos de autor o que quedaron en colisión con las políticas de funcionamiento de las propias redes sociales cuando estas se actualizaron.

Las redes sociales complementan tu página web.

Las redes sociales deben ser utilizadas como lo que son, un complemento de nuestra presencia en internet, distintos canales de captación de clientes, de publicidad, o de promoción y venta.

Una estrategia ganadora y que te asegura el éxito y la permanencia a lo largo del tiempo es tener tu propia página web, en la que vos mandes en la que hagas y deshagas a gusto e impongas tus propias reglas y la adaptes según tus necesidades.

Una web a la cual llevar a tus potenciales clientes, fans o seguidores de Facebook, de Youtube, de Twitter, de Instagram o de cualquier otra red social para hablarles de vos, de tus productos y servicios sin distracciones.

Tener tu propia página web es mucho mejor que tener solo una red social, aquí te dejo algunas características para tener en cuenta.

  • Sos el dueño de tu información: no tenes que compartir con nadie los datos de tus potenciales clientes, estos sera de tu propiedad y estarán alojados junto con tu web en tu servidor sin que nadie tenga acceso.
  • En tu web nadie se distrae:  Cuando alguien visita tu web no se va a distraer y si tenes un buen diseño lo vas a ir llevando hacia el lugar que querés, en cambio, en una red social la atención disminuye y el usuario va “saltando” de contenido a contenido, por lo tanto tenes pocas chances de retener su atención y por ende venderle tus productos o servicios.
  • En tu web las reglas las pones vos:  En las redes sociales las reglas las tenes que acatar y van cambiando y esos cambios en muchos casos te pueden perjudicar, hoy lo que publicás lo pueden ver 500 personas y mañana por un cambio en la red social esos 500 pueden transformarse en 50
  • Tu web te diferencia, una red social no: en marketing diferenciarse es clave. En tu web podes usar tus colores corporativos, tu propia tipografía tu propio diseño, incluso videos y audios, en cambio, en una red social estas “atado” a un diseño que es común a todos y en el que nadie destaca.
  • La tasa de conversión de tu web es mayor que la de las redes sociales:  Las redes sociales, como su nombre lo indica,  nacieron para que la gente socialice por lo tanto cualquier asunto fuera de eso es intrusivo y molesto, tanto Facebook, como las otras redes sociales, desarrollan , cada vez más,  herramientas para limitar las publicaciones con contenido publicitario, haciendo que tengas que pagar para que realmente funcionen. Una web optimizada para captar posibles clientes o vender un producto o servicio te va a funcionar mejor que cualquier publicación en una red social.

Resumiendo:

Estrategia perdedora: Dejar que nuestro negocio dependa solamente de las redes sociales.

Estrategia ganadora: Utilizar las redes sociales para llevar gente a nuestra página web y una vez allí aprovechar ese contacto para ofrecer nuestros productos o servicios.


Espero que mi artículo te haya sido de utilidad.

Si tenés alguna duda o consulta no dudes en hacerme llegar tu inquietud utilizando el formulario de contacto

Episodio del podcast.

Esclavos de las redes sociales” es la versión audio de este artículo. Te dejo el enlace para que lo escuches y te invito a suscribirte al podcast.

Podés escuchar Marketing digital para gente como uno en tu app favorita. IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Spreaker > Hacé clic y suscribite < para no perderte ningún episodio.