Facebook no es gratis y nunca lo será.

En marketing lo gratis tiene un “gancho” formidable. Facebook en su portada nos dice “Abre una cuenta. Es gratis y lo será siempre” aunque en realidad quienes lo utilizamos en forma profesional sabemos que poco tiene de gratis. Hoy voy a hablarte de eso.

Para hacer las cosas bien necesitás tiempo, dinero o ambos

A menudo, quienes nos dedicamos a brindar servicios basados en internet como por ejemplo  diseño web o marketing digital encontramos a nuestros clientes sumergidos en las profundidades del desconocimiento, las supersticiones, los supuestos y los mitos.

No es culpa de ellos. Nadie nació sabiendo ni tiene la obligación de saber aquello que no esta íntimamente relacionado con su profesión.

Un contador, un farmacéutico, un peluquero, un abogado o un fotógrafo no están obligados a saber sobre posicionamiento SEO, sobre como desarrollar una campaña de e-mail marketing o como medir la tasa de conversión o el roi (retorno por inversión) de una campaña publicitaria online.

La gran mayoría de ellos se acercan a internet como usuarios o lo hacen “tocando de oido”. Está claro que se puede ser un eximio ejecutante tocando de oído -siempre y cuando se tenga un buen oído- y esta más claro aún que no es necesario u obligatorio ni indispensable tener un titulo o haber hecho una carrera en determinadas disciplinas para dominarlas. Y digo esto por experiencia ya que soy autodidacta y se que en cuestiones relativas a internet se puede ser absolutamente profesional sin haber pisado colegio instituto o universidad alguna. No estoy diciendo que dominar estos campos sea solo para algunos elegidos, lo que digo es que muchos se ponen a hacer las cosas sin la debida preparación y conocimiento y terminan equivocandose groseramente o trabajando mucho y obteniendo cero resultados.

En un anterior artículo que titulé María “me gusta” y José “calificado” publicado en este mismo blog , me referí a los públicos calificados y a la masividad alcanzada por facebook, masividad que hizo que todo el mundo quisiera estar y lo usara, como dije en su momento, bien, mal o regular.

Quien quiera hacer una mesa, salvo que tenga algun tipo de “don” especial, va a necesitar algunos conocimientos de carpintería y algo de talento y experiencia. En todos los órdenes de la vida pasa lo mismo. Alguien puede cocinar bien o muy bien pero no será suficiente para hacerlo de modo profesional, alguien podrá bajar música de internet y hacer mezclas con su notebook pero eso no lo convierte en DJ como tampoco nadie puede ser llamado fotógrafo por el simple hecho de haber sacado una bonita foto a la que le aplicó un filtro de Instagram y la publicó.

Con Facebook ocurre lo mismo. No alcanza con subir una imagen y escribir dos lineas de texto, eso cualquiera puede hacerlo. En Facebook mandan los resultados. Subir un contenido para que 10, 20, ó 50 desconocidos pongan “me gusta” o lo compartan sin que ello resulte en un contacto comercial, una solicitud de presupuesto, un pedido de más información o una venta es una absoluta perdida de tiempo y recursos.

En facebook para obtener resultados hay que hacer las cosas bien y hacer las cosas bien lleva tiempo y el tiempo es dinero.

 

Facebook no es gratis.

Es necesario terminar con el mito de la gratuidad de Facebook. Nada es gratis en la vida, ni siquiera Facebook ya que aunque no se deba pagar un abono mensual para abrir una cuenta hay que dedicarle tiempo y trabajo para mantener la misma.

Además de lo anterior, los que nos dedicamos profesionalmente al marketing online sabemos como han impactado los cambios de algoritmo en esta red social y que estos cambios significan que, en la mayoría de los casos para obtener visibilidad en las publicaciones, es necesario hacer una campaña paga.

Por lo tanto lo primero a observar es lo dicho en el párrafo precedente. Facebook cambió su algoritmo para eliminar al máximo los contenidos publicitarios o comerciales en la sección de noticias de los usuarios. Ellos detectaron que la gente interactuaba  cada vez menos y en gran medida esto se debía a la saturación de mensajes publicitarios, promociones, sorteos y publicaciones de estas características.

Facebook fue pensado para que la gente compartiera sus experiencias de vida y resultó en otra cosa absolutamente no deseada, para corregir esto se cambió el algoritmo buscando mejorar la experiencia de los usuarios “limpiando” la mayor parte de la publicidad de sus timelines.  Estos cambios también le garantizaron a Facebook un mayor volumen de ingresos económicos de la mano de la publicidad ya que a consecuencia de ellos se hizo cada vez más necesario pagar para que las publicaciones sean vistas por la mayor cantidad de gente posible.

Por supuesto que hay otra forma de promocionarse sin que implique pagar por publicidad. Esto es, sin lugar a dudas, la razón principal detrás del mito de la gratuidad de esta red social.

Al igual que ocurre con las publicaciones sociales, también se pueden publicar en nuestro perfil personal o en la página de nuestro negocio contenidos comerciales. En todo momento vemos sorteos, promociones, ventas de productos u ofrecimiento de servicios, todo esto sin pagar un solo peso.

¿ Pero el hecho de no pagar un solo peso hace que sea gratis ?

Propongo algunas preguntas para llegar a una correcta conclusión.

¿ el tiempo que lleva publicar un contenido en Facebook no tiene valor?

¿ las actividades que se postergan o se dejan de lado para encargarse de buscar o diseñar la imagen, o para escribir el texto de un aviso no tienen valor?

¿  las distracciones que genera estar atendiendo la red social no repercuten en la productividad ?

¿ una publicación mal hecha, con un texto incorrecto o una imagen equivocada no produce un impacto negativo en los clientes ?

¿ cuál es el costo de desatender el negocio por estar atendiendo Facebook ?

¿ cuanto dinero se pierde cuando un montón de gente pone “me gusta” en las publicaciones pero nadie compra nada ?

Las respuestas a estas preguntas – y a otras tantas que no incluyo para no extender demasiado el presente- aclaran el punto. Facebook no es gratis, aunque no se deba pagar para promocionar una publicación hay un costo cuando nos encargamos nosotros en vez de dejarlo en manos profesionales, incluso hay un costo aunque lo estemos haciendo bien.

Utilizar esta red social para incrementar las ventas, reforzar nuestra marca comercial o captar nuevos clientes lleva tiempo, esfuerzo y dinero y de un modo u otro siempre vamos a tener que pagar.

          No se puede ir a tontas y a locas publicando contenidos sin ton ni son, poniendo lo que se nos ocurre cuando se nos ocurre o cuando tenemos tiempo un sábado a la tarde. Una correcta utilización de esta formidable herramienta implica establecer objetivos, segmentar nuestro publico, utilizar un lenguaje para comunicarnos con ellos, definir un calendario de publicaciones, alternar entre distintos tipos de contenidos – textos, imágenes, videos, etc – también es necesario implementar sistemas para toma de datos, formularios interactivos, encuestas y diseño de campañas integrales, promociones y sorteos.

Una vez hecho todo esto hay que medir los resultados ya que es la única manera de saber si estamos haciendo las cosas bien, mal o regular.

En conclusión, quien opte por Facebook para promocionar su negocio deberá pagar de un modo u otro se trate de una campaña publicitaria paga o se trate de publicaciones gratis sin promocionar.

Tu comentario es muy valioso.

Espero que mi artículo te haya sido de utilidad. Si tenés alguna inquietud, deseas hacerme alguna consulta  o dejarme un comentario no dudes en contactarme.

¿Querés escuchar el audio?

Ni Facebook ni otras redes sociales son gratis es la versión audio de este artículo. Te dejo el enlace para que lo escuches y te invito a suscribirte a mi podcast

Podés escuchar Marketing digital para gente como uno en tu app favorita. IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Spreaker > Hacé clic y suscribite < para no perderte ningún episodio.