Las ideas no valen nada si no se ejecutan.

Creemos que una idea puede valer millones. Fuimos mal educados, nos dijeron que tal o cual es exitoso gracias a una idea. ¡ Mentira!.  A la hora de emprender las ideas no valen nada si no se ejecutan.

Ninguna idea transformó la vida de nadie.

Nuestra sociedad tiene la mala costumbre de señalar a las personas que según ciertos criterios son exitosas en muchos casos afirmando que su éxito es producto de una idea sin ningún otra variable en juego. Solo la idea.

Fulanito tuvo una idea y se hizo millonario. Gracias a una idea brillante Menganito ahora es dueño de una empresa exitosa. Sultanita gracias a sus ideas ahora tiene éxito y vive feliz. ¡ Patrañas !

Las ideas así en abstracto, por sí solas. no valen nada. Vale su aplicación, su desarrollo, llevarlas al terreno de lo real.

Sobran ideas, faltan valientes.

Vivimos sumergidos en un océano de mitos, de frases hechas, de supuestos difíciles de comprobar. Damos por sentado ciertas cosas sin ponernos a analizar la posibilidad de que se trate de algo que no tiene asidero. Da fiaca pensar, por eso aceptamos cualquier cosas sin cuestionarla.

Los mitos también son parte del mundo de las ideas.  Solo basta mencionar que se nos ocurrió algo para que quienes estén con nosotros, entre el horror y el miedo a ser escuchados, exclamen cosas tales como : – Shhh  no digas nada ! ¡ No se lo cuentes a nadie, a ver si te roban la idea! – Todos alguna vez obramos así.

Estamos en la era de la información, en el mundo de la interconexión y la inmediatez, pretender que somos unos iluminados, únicos, que hemos sido bendecidos con una idea que a nadie más se le ocurrió es pecar de inocentes (por no decir tontos).

A la hora de emprender sobran las ideas lo que faltan son valientes que se animen a realizarlas. Sin ningún esfuerzo, con sólo conectarnos a internet ir al Google y buscar Ideas de Negocio cientos o miles de ellas van a aparecer. Como dije, a la hora de emprender las ideas no valen nada si no se ejecutan.

No es la idea, se trata de estar despierto, mirar distinto y principalmente actuar.

Google es sinónimo de internet, no hay otro. No tiene competidor. A partir de su buscador fundó un imperio enorme con ramificaciones en distintas áreas de negocios. Google es tan importante en la actualidad que se ha convertido en el mandamás de internet. A la fecha solo Facebook podría disputar su trono.

Pero Google no llegó a ser lo que es por una idea. Cuando apareció Google había miles de buscadores, buscadores globales, regionales, por países hasta algunas ciudades tenían sus propios buscadores.

Google no tuvo “la idea brillante” aunque por supuesto han tenido muchas ideas que cambiaron la forma en que se hacían las cosas. El éxito de Google, como el de toda persona o empresa que también lo alcanza, radica en entender su contexto, mirar las cosas desde otra óptica y hacer,principalmente hacer. Utilicé a Google como ejemplo pero podría haber utilizado a cualquier otra empresa o persona de éxito y notoriedad, hay ejemplos a montones.

El cementerio está lleno de gente con buenas ideas.

Tener una buena idea y no hacer nada para convertirla en algo concreto es igual a quedarse embobado mirando a la chica de nuestros sueños sin animarnos a decirle lo que sentimos por ella.

Insisto, a la hora de emprender las ideas no valen nada. Todos tenemos ideas, absolutamente todos. No existe sobre la faz de la tierra persona alguna que no tenga una idea. Algunas ideas serán mejores que otras, algunas serán viables, otras no. Pero todos tenemos imaginación y una mente que si la dejamos volar un poquito volverá con una idea.

Pero no alcanza con tener la idea, anotarla en un papel y guardarla bajo llave para evitar que algún “amigo de lo ajeno” intente adueñarse de ella. Las ideas tiene que ser validadas en el mundo real.

Si no accionamos, si lo único que tenemos es la idea pero jamás nos ponemos en acción inexorablemente cuando nos llegue la hora de ir a “tocar el arpa” ascenderemos al cielo con esa idea y con todas las demás que en vida jamás nos animamos a realizar.

Imaginar el éxito con una idea es menos riesgoso que enfrentar la posibilidad de un fracaso.

Habitamos nuestra incómoda zona de confort. Sí, incómoda, porque en ella no estamos a gusto pero el horror de enfrentar lo desconocido hace que nos acostumbremos a punto tal de sentir que esa familiaridad con lo conocido de a ratos se torna agradable.

Tenemos terror al fracaso entre muchas otras cosas porque fracaso significa rechazo. Somos bichos de manada, necesitamos pertenecer si nos expulsan por “fracasado” seremos unos parias. Nadie quiere andar solo por la vida.

Entonces ¿para que enfrentar el fracaso si con imaginar el éxito es suficiente?. La solución es excelente, nos quedamos en la comodidad del pensar en vez de enfrentar la realidad del hacer.

Pensamos en nuestra idea, la mimamos, nos decimos que es genial y que cuando la llevemos a cabo vamos a ser exitosos. Con cero esfuerzo y cero riesgo ya estamos saboreando ese “éxito” prometido que el futuro guarda para nosotros. No necesitamos hacer nada mas, ya alcanzamos el éxito pues nuestra idea no tiene rival, para nuestro cerebro ya somos triunfadores.

No existen las ideas exitosas, existen los caminos hacia el éxito.

Aunque mencioné ideas millonarias no considero que éxito económico sea sinónimo de éxito. Hay tantos éxitos como individuos habitan este bendito planeta. En mi caso creo en una vida de equilibrio en la que el éxito de la misma sea la suma de los éxitos en distintas áreas, familiar, personal, económica, profesional, etc.

Sin importar la clase de  éxito que se esté buscando hay algo cierto, para llegar a conseguirlo se debe transitar un camino. El cuento de la super mega hiper idea de éxito que una mañana bajó del cielo nos iluminó y cambió nuestra vida para siempre es una paparruchada.

El éxito es un camino que se emprende a veces sin saber siquiera si vamos a cumplir nuestros objetivos. Es un camino de esfuerzo, de trabajo, de medir resultados, de cambiar cuando las cosas no van como queremos, incluso las ideas.

En el contexto de un camino, en el contexto de la acción es donde las ideas empiezan a cobrar relevancia. Me gusta pensar que son como diamantes en bruto, me gusta pensar que cada vez que doy un paso voy “puliendo” esa idea que originó mi acción y que finalmente, a fuerza de otros miles de pasos la convertiré en el diamante que alguna vez imaginé que podía ser. Una idea vale en tanto idea en acción.

Decisión ideas y acción

Una idea tiene valor si nos movemos, si accionamos para validarla en el mundo real. La acción convierte de a poquito el sueño en realidad y eso que alguna vez fue una idea en algo concreto.

Sin embargo, no habrá ideas y menos acción si antes no hay decisión de triunfar. La decisión es la llave que abre la puerta de todas las posibilidades, es la decisión la que nos pone atentos, receptivos, lo que nos permite mirar a nuestro alrededor buscando como cazadores esas herramientas para lograr nuestro triunfo personal.

Si nos sentimos vencidos, abatidos, creyendo que jamás lograremos lo que otros lograron jamás veremos la oportunidad delante de nuestros ojos, jamás tendremos ideas que explorar ya que las habremos matado antes de nacer.

Hay que tener decisión, hambre de gloria, es la única manera de ver el mundo con ojos de cazador. La decisión de triunfar nos mostrará miles de ideas donde antes no había nada. Solo hay que tomar una, convertirla en realidad y triunfar.


Estrategia perdedora: Vivir de sueños, sin actuar. Enamorarse de nuestras ideas sin llevarlas a la práctica.

Estrategia ganadora: Soñar y actuar par convertir esos sueños en realidad. Validar nuestras ideas a partir de su ejecución.


Espero que este artículo sirva para darte un tironcito de orejas. Todos , de tanto en tanto, necesitamos que nos despierten, que nos digan que si no nos ponemos en movimiento nunca vamos a convertir nuestros sueños en realidad. 

Espero tu contacto.

Si tenés algun comentario que hacer, alguna duda o consulta podés hacerlo mediante este formulario de contacto. Nos vemos en la próxima !

Versión audio.

Las ideas no valen nada sino se ejecutan es la versión audio de este artículo. Te dejo el reproductor para que lo escuches y los enlaces para que te suscribas a mi podcast.

Podés escuchar Marketing digital para gente como uno en tu app favorita. IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Spreaker > Hacé clic y suscribite < para no perderte ningún episodio.