No gastes plata en una página web

 

Estamos en el 2017 salvo excepciones ya nadie duda sobre la necesidad de estar en internet, de tener una página web. Sin embargo para que la presencia en internet tenga un beneficio esa web debe tener un objetivo. Hoy te voy a hablar de cuando te conviene una web y cuando no.

¿Me conviene tener una página web?

A menudo en mi trabajo como desarrollador web y asesor de marketing digital me hacen esa pregunta. A lo que les respondo con otra pregunta ¿ Para qué querés una página web?

La conveniencia o no de tener una página web

depende exclusivamente del uso que la misma tendrá.


Gastar plata en una web o invertir en presencia digital.

Una página web puede ser un gasto innecesario o una gran inversión, en mi próxima nota voy a hablarte de cómo hacer que tu página web sea una gran inversión, luego voy a contarte como es el proceso de una web y de lo que tiene que incluir y aquello que está de más.

Siguiendo con el tema de este artículo, si estás pensando en  hacer una página web por el solo hecho de tener una, si lo hacés porque está de moda, porque todo el mundo tiene una, porque tu primo hizo un curso de diseño web y te la regala o porque te suscribiste a un sitio de esos que te permiten publicar una web gratuita,  o sea, si la vas a hacer sin tener un objetivo claro, sin que la web tenga una función relacionada con tu actividad comercial o profesional te lo digo con todas las letras    NI    LO   INTENTES  , no gastes ni tiempo ni dinero en ello.

En cambio, si tu decisión de publicar una pagina web tiene que ver con una estrategia de negocio, con objetivos claros y medibles te digo,   EMPEZA   YA    MISMO,  no pierdas ni un segundo.

Definí un objetivo y empezá lo más pronto posible.

Si ya tenes en claro que una página web te puede ser útil entonces es momento de definir un objetivo, la función esencial que va a desempeñar esa web. Las posibilidades son vastas, te hago una breve lista:

    • Captar contactos comerciales o clientes.
    • Exhibir tus productos.
    • Promocionar tus servicios.
    • Vender online tus productos y/ó servicios.
    • Dar soporte a tus clientes.
    • Implementar un servicio post venta para tu negocio.
    • Capacitar a tus clientes o al público en general sobre tus productos ó servicios mediante cursos o tutoriales online.
    • Publicar un sitio corporativo para informar a tus socios, accionistas o público en general el rumbo de tu negocio.
    • Jerarquizar tu marca comercial con una presencia digital profesional.
    • Poner a disposición de tus clientes y público en general aplicaciones y software para descargar relacionado a los productos que vendés.
    • Publicar un foro o un club con membresía para tus clientes o seguidores de tu marca y tus productos.
    • Disponer de un sitio para gestiones administrativas de tu negocio (ej: turnos online, consulta de cuenta, detalles de servicios contratados, etc)
    • Crear una comunidad online de usuarios de tus productos o de temas relacionados.
  • Alimentar una base de datos de clientes o posibles clientes.

Una web “para todo” NO SIRVE.

Como verás, las opciones son casi casi inagotables por lo tanto la primera tarea que tenés que realizar al momento de decidir implementar un sitio web es definir para qué lo querés, y cuando digo el “para que” me refiero a una sola cosa, o a lo sumo a dos o tres.

En lo personal elegiría solo una, quiero decir, si queres vender hace una web para vender tus productos o servicios, si queres promocionar tu local comercial físico, hace una web con contenido más informativo y así sucesivamente, no sirve hacer una página web para todo, salvo que seas una gran empresa con personal idóneo abocado específicamente a la atención del canal online, caso contrario vas a hacer una paparruchada que no te va a servir para nada, lo único que vas a lograr es que tu tasa de rebote en Google Analytics se dispare hasta el infinito ya que la gente va a entrar a tu web, no va a entender de qué se trata, que estás ofreciendo y se va a ir sin hacer nada.

Pasá a la acción.

Como te dije, es vital que inviertas tiempo y que pienses muy bien la función que debe tener tu web y una vez definido con claridad ir a la etapa de implementación. Eso si, no te vayas por las ramas, ni estés eternamente esperando tener la super hiper mega página web perfecta. En el entorno digital, más que en otros ámbitos, el tiempo vuela y no podés perder ni un segundo.

Tampoco se trata de empezar rápido y mal, se trata de tener lo mínimo e indispensable y arrancar, luego habrá tiempo para ir haciendo lo que falta.

Hay algunos aspectos básicos obligatorios a  cumplir para tener una web bien hecha. Se debe adaptar a todos los dispositivos, debe estar optimizada para los motores de búsqueda -SEO- debe ser ligera, intuitiva, y varias otras cosas más – en una próxima nota voy a hacerte la radiografía de una buena página web- una vez cumplido con estos aspectos básicos arrancá, esto que te digo tiene que ver con la filosofía del Lean Startup y está relacionado con evitar lo que se denomina parálisis por análisis.  

El mantenimiento es clave.

Por último, no alcanza con saber que una web es necesaria ni siquiera es suficiente tener bien en claro para que la necesitas e implementarla con la vista puesta en eso, si una vez hecho todo la dejas ahí sin más, sin mantenimiento, sin actualizar, sin prestarle atención todo lo que hiciste no tendrá el más mínimo sentido.

Una página web puede ayudar a que tu negocio o actividad profesional crezca más allá de lo que alguna vez pensaste, pero hay que hacer las cosas seriamente y en forma profesional, no improvises, está en juego tu modo de vida.


Muchas Gracias por leer mi artículo.

Encontrarás más contenido interesante en mi Blog si tenés alguna inquietud o deseas hacerme alguna consulta no dudes en contactarme utilizando el formulario de contacto.

La versión podcast.

“Cuando una web es un gasto y cuando una inversión” es la versión audio de este artículo. Te dejo el enlace para que lo escuches y te invito a suscribirte a mi podcast

Podés escuchar Marketing digital para gente como uno en tu app favorita. IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Spreaker > Hacé clic y suscribite < para no perderte ningún episodio.