Marketing digital para gente como uno

Episodio 41 | Cómo empezar tu negocio en forma profesional.


Suscribite para escuchar Marketing digital para gente como uno en: IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Audiobip

No hay fórmulas mágicas para el éxito de tu negocio pero si existen algunas prácticas de gran valor para empezar de la mejor manera posible. Este episodio trata sobre 5 consejos para que puedas arrancar tu negocio.

Aprender de los errores.

Al igual que los demás contenidos de este podcast y de mí blog muchos de ellos tienen que ver con experiencias propias que han dado como resultado una manera de ver las cosas distinta y mejor a mi forma anterior de pensar y actuar.

Pero nada de lo que digo son mandamientos divinos o leyes obligatorias, son apenas sugerencias que supongo que te pueden servir.

Mucho de lo que propongo tiene más que ver con mis fracasos que con mis éxitos dado que muchas veces tuve que chocar de frente con la realidad, esto me enseño a modificar mi forma de encarar los proyectos y llevar a la práctica mis ideas.

Son todos esos intentos fallidos los que me obligaron poco a poco a profesionalizarme y gracias a ellos entendí que aunque nunca hay garantía de éxito si hay formas correctas y más seguras que se deben aplicar para evitar riesgos innecesarios.

Cinco consejos para empezar tu negocio de manera profesional.

Estos cinco puntos son producto de mi experiencia y la del trabajo con mis clientes. Son los que mejor se acomodan a mi forma de trabajar pero no son los únicos. Tomá nota de lo que veas que te puede servir y adaptalos a tus necesidades.

  • Validar tu idea de negocio.
  • Puntos claves de tu negocio.
  • Pensar en el largo plazo.
  • Pagarte tu propio sueldo.
  • Invertir en marketing y publicidad.

Validar tu idea de negocio.

Lo que habita en nuestra imaginación rara vez coincide con la realidad.

Hay miles de ejemplos de personas o empresas que alquilan locales, toman empleados y compran mercaderías para luego darse cuenta (tarde) que el negocio era inviable.

Hoy no necesitas invertir mucho para validar una idea, podés seguir el modelo de lean startup y arrancar tu proyecto con un producto mínimo viable, esto te va a servir para confirmar si el mercado está dispuesto a pagar por tu idea.

Plataformas publicitarias como Google Ads y Facebook Ads sirven para lanzar tu proyecto y ver si la gente está interesada. En el episodio validar la idea de negocio con Facebook te explico como hacerlo.

Lo importante es contrastar tu imaginación con el mundo real para evitar perder tiempo y dinero.

Validar tu idea de negocio te ayuda a saber antes de ir a fondo con tu idea si eso que se te ocurrió tiene futuro o no. De acuerdo a los datos que obtengas se van a abrir tres posibles caminos.

  • Continuar con tu plan sin cambios.
  • Adaptarlo para cubrir las necesidades del mercado.
  • Descartarlo completamente e ir por otra idea.

Puntos claves de tu negocio.

No es necesario que inviertas un dineral contratando a una consultora o pierdas meses elaborando un documento con 2000 páginas y gráficos coloridos.

Complicar las cosas solo logrará que entres en esa trampa llamada “parálisis por análisis”

Tiene que ser algo simple, que en una tarde o a lo sumo dos puedas realizar. Sin complicarte mucho la vida hacé una lista con los puntos claves de tu negocio, algo similar al modelo canvas.

Esto te va a clarificar mucho las cosas, vas a resolver muchas dudas y muchas cosas que ni siquiera habías pensado van a surgir. Es una buena manera de “poner los pies sobre la tierra”.

Listado de puntos claves.

  • Cual es tu negocio (core business).
  • Qué productos o servicios vas a ofrecer.
  • Socios y actividades clave.
  • Cuáles son las características del mercado.
  • Quien es tu cliente ideal.
  • Cuál es tu modelo de negocio.
  • Estrategia y canales para llegar a tus clientes.
  • Tu necesidad de inversión.
  • Egresos y previsiones de ingresos.
  • Umbral de rentabilidad.

Por lo pronto lo importante es que entiendas el valor y conveniencia de bajar tu idea al plano de la realidad y ponerla cara a cara con datos, situaciones y aspectos clave que de otra manera no los tendrías en cuenta.

Pensar en el largo plazo.

Cuando arrancamos un negocio somos optimistas, creemos que como nuestra idea es genial a poco de andar ya vamos a estar facturando y obteniendo beneficios. Muchas veces la causa de la muerte prematura de una idea es el optimismo desmedido.

Algunos emprendedores invierten todos sus ahorros o el dinero proveniente de un préstamo confiados en su optimismo. El tiempo pasa, el dinero se evapora y a poco de andar observan con incredulidad y en un total estado de desesperación como su negocio se va a pique. Solo les quedan malos recuerdos y deudas.

Lo más común es que un negocio tarde en despegar, por ello es conveniente tener una mirada a largo plazo y poner foco en todos aquellos gastos fijos y recurrentes que vas a tener que afrontar hasta que tu idea empiece a generar ingresos.

Cada mes vas a tener gastos fijos y recurrentes, un presupuesto anual te van a permitir saber con anticipación cuanto tiempo vas a poder “aguantar” tu negocio antes de que se te acabe el dinero.

No hay nada malo con ser optimista o con tener fe en una idea pero mucho mejor si lo hacés con la calculadora en la mano.

Pagarte tu propio sueldo.

Cuando arrancamos un negocio estamos tan motivados que somos capaces de resignar no solo nuestro tiempo, nuestras horas de sueño, los momentos con nuestra familia y amigos sino también nuestro propio ingreso.

Si tuviésemos que trabajar para una empresa u otra persona nunca se nos ocurriría la absurda idea de hacerlo sin percibir por ello un ingreso, pero cuando se trata de nuestro propio emprendimiento esto lo dejamos en un segundo plano. Sacrificar nuestro sueldo es un error que no nos podemos permitir.

Pensalo de esta manera: si tu negocio ni siquiera puede garantizarte una entrada digna ¿de que negocio estás hablando?

Tu sueldo desde el primer momento tiene incluirse en tu presupuesto, además de muchas otras razones es clave para saber si tu negocio es viable o no.

Invertir en marketing y publicidad.

¡Ojo! fijate que hablo de invertir, mucha gente considera que la publicidad y el marketing es un gasto.

Hay pocas cosas que me ponen de mal humor, una de ellas es ver gente invierte en instalaciones, vehículos, uniformes, máquinas o publicidad en medios tradicionales que no le aportan beneficios pero cuando le decís que debe publicar su página web, hacer una campaña de publicidad en Facebook o en Google miran con cara de vaca constipada como si le estuvieras proponiendo ir a la luna caminando.

Gracias a Internet los consumidores tienen poderosas herramientas que les permiten encontrar aquello que buscan y comparar entre distintas opciones de productos y servicios.

La única manera de lograr que tu negocio se destaque y sea elegido entre una multitud de ofertas similares es invertir en marketing y publicidad. Tomarse en serio este asunto y llevar adelante campañas profesionales.

Ahorrar en esto es una pésima decisión que más tarde o más temprano tendrá consecuencias negativas para el negocio.

Tu consulta es bienvenida.

Te dejo el formulario de contacto para que me hagas llegar tu comentario, duda, consulta o sugerencia. También podés solicitarme presupuesto para tu proyecto, al toque te voy a responder.

Mitos erróneos sobre páginas web.

Como todos los martes mañana le toca el turno al desarrollo web. Voy a hablarte de 6 mitos equivocados sobre paginas web

1
×
¿Alguna duda, consulta? ¡Mandame un wasap :)!