Marketing digital para gente como uno

Episodio 52 | No vendo humo, hago páginas web.


Suscribite para escuchar Marketing digital para gente como uno en: IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Audiobip

Hay tanta oferta de diseño web que mucha gente cotiza sus servicios por debajo de su valor. Es un error devaluar tu experiencia, conocimientos y talento. Una web bien hecha es una gran herramienta que vale cada centavo invertido en ella.

No regales tu trabajo

En épocas de crisis y también en épocas de no crisis la mayoría de la gente sale a ofrecer sus productos y servicios compitiendo por precio. Entrando en lo que se conoce comúnmente como “guerra de precios”.

En el artículo de mí blog en el que hablo de los clientes ratones ya te advierto que es una pésima estrategia porque si captas un cliente de esos que quieren pagar poco los que le sigan estarán cortados con la misma tijera y en poco tiempo vas a ser la opción “barata” para todos.

Hay un segundo efecto devastador. Si todos los diseñadores, fotógrafos o profesionales de tal o cual sector salen a plantear una guerra de precios. a la larga se verán perjudicados ya que proyectarán al mercado la idea de que lo que ofrecen es de poco valor y de allí que el precio sea bajo.

En tercer lugar te vas a estar pegando un tiro en las piernas pues uno de los pilares de cualquier estrategia de marketing digital bien hecha es la diferenciación.

Tu negocio para tener chances de mantenerse, crecer o al menos sobrevivir tiene necesariamente que sobresalir entre toda la oferta similar. Si en vez de salir a competir con un diferencial, con una propuesta única de valor vas por precio ¿como te vas a diferenciar de tu competencia?

Y por último. Si regalás tu trabajo no solo estás diciendo a tu posible cliente que el mismo no tiene valor, como te lo indiqué en un párrafo anterior, también estas dando a entender que no te tenés confianza en tu trabajo profesional y por eso no te animas a cobrar más.

Hay páginas web y “paginas web”

Ahora estoy haciendo esas comillas con los dedos como en aquel recordado episodio de los Simpsons.

Hay profesionales que hacen páginas web y páginas web profesionales.

Cuando digo profesionales incluyo a todos, desarrolladores, implementadores, diseñadores y programadores. O sea, a todo aquel que con honestidad buen criterio y responsabilidad dan lo mejor para que su trabajo le aporte beneficios a su cliente.

También hay gente que hace páginas web porque ese tipo de páginas web son relativamente fáciles de hacer. No se complican mucho y en su mayoría cobran por sus servicios por debajo de lo que se debe cobrar.

En este segundo grupo están:

  • Los que saben que su negocio no es vender páginas web sino “humo”, hacen cualquier cosa cobran y siguen su camino sin que les importe mucho que el cliente obtenga resultados.
  • Los que venden algo de baja calidad, algo que no sirve para nada pero no lo hacen porque sean deshonestos sino porque están empezando y creen que una web es la que se ve bonita y nada más.

Si escuchaste este episodio y estás leyendo estas notas creo que te interesa hacer las cosas bien y para que una pagina web esté bien hecha y ayude a un cliente a mejorar su negocio tiene que cumplir ciertas pautas de estructura, diseño, usabilidad, velocidad de carga, SEO y decenas de otros puntos clave.

Una web profesional debe tener un precio acorde al trabajo, al tiempo invertido y al beneficio potencial que ofrece al cliente.

No hay que temer al intrusismo.

Si sos buen profesional no le tengas miedo al intrusismo. Si te capacitás, mejoras tu trabajo permanentemente y sabes venderlo siempre vas a tener clientes.

En el episodio “Emprender para sobrevivir en el Siglo XXI” mencioné el asunto Uber que en mi ciudad es un tema “candente” a punto tal que el propio intendente y el consejo deliberante salieron a la velocidad de la luz a sancionar una ordenanza para multar a la aplicación y a los conductores. ¡Un horror!.

Uber funciona bien porque los taxis y remises funcionan mal. Así son las cosas. O al menos esta es mi visión.

Los “vendedores de humo” que hacen páginas web tienen mucho trabajo porque los profesionales no saben defender lo suyo y no se trata de salir a pedir regulaciones, multas, sanciones o colegiarse para impedir que “los malos entren”. Se trata de ofrecer buenos productos y servicios a los clientes correctos.

La única manera para ganarle al intrusismo (no eliminarlo definitivamente porque es imposible) es elevar el nivel profesional mientras paralelamente educamos al cliente y al mercado.

Debemos dejar en claro que nuestro trabajo tiene valor y que, en el ejemplo de las páginas web, no da lo mismo una que otra.

El cliente no es culpable de no entender o no saber.

Te corresponde como profesional tener una charla con tu cliente para comentarle, enseñarle y educarlo.

No es necesario que le impartas un curso de páginas web y lo transformes en un experto en la materia. Pero al menos debés transmitirle un conocimiento básico para que sepa distinguir entre un desarrollo web profesional y el que no lo es.

Enseñale que es WordPress, sus beneficios, explicale que son las plantillas, los plugins, habla de la importancia del seo, de la velocidad de carga y de la seguridad.

Al menos en forma de resumen hacé que se interiorice sobre tu trabajo. Uno a veces se acostumbra tanto a su labor que no se da cuenta el esfuerzo, las horas y el conocimiento que se necesita (y que ha adquirido a lo largo de los años) para desempeñar bien su tarea. Es importante hacer notar esto al cliente.

Tu cliente debe comprender cabalmente que la web que le vas a hacer le traerá beneficios y para que esto ocurra se debe trabajar aplicando experiencia, conocimientos y talento. Si quiere obtener esto debe pagar por lo que vale.

Que tu cliente sepa que está invirtiendo en algo de valor.

La idea detrás de interiorizar al cliente sobre nuestro trabajo es que sepa que lo que hacemos tiene valor y que ademas entienda que aquellos que cobran por debajo de este valor seguramente no estén haciendo las cosas bien.

Nadie puede garantizar nada, ni un abogado, ni un médico ni el mejor jugador de fútbol del mundo te puede asegurar el gol.

Pero siempre vamos a tener más chances de conseguir clientes y mantenerlos a lo largo del tiempo si somos claros, les explicamos nuestro trabajo y principalmente nos ponemos firmes a la hora de presupuestar nuestra tarea.

Resumiendo.

Ni importa si existe Wix, Google, Facebook, Jimdo, WordPress.com o millones de personas capaces de hacer una web mas o menos bonita y subirla a Internet.

Vos estas vendiendo algo que tiene mucho valor, que puede beneficiar a tu cliente y este tiene que ser tu punto de partida ya que si empezás regalando tu trabajo o dudando de él poco futuro te veo como profesional.

Espero tu comentario.

¿Te gustó este episodio? Te invito a dejarme un comentario en el formulario de contacto. También podés dejarme tus consultas, dudas y sugerencias y al toque te voy a responder.

Sí o sí tu negocio debe estar en Internet.

Como todos los miércoles mañana le toca el turno al marketing digital y voy a volver sobre un tema importante: la necesidad de que tu negocio esté en Internet para sobrevivir a los nuevos hábitos de consumo del mundo digital.

1
¿Alguna duda, consulta? ¡Mandame un wasap :)!
Powered by