¿Querés triunfar? Convertite en un verdadero maestro del fracaso !

A diferencia de otras culturas, principalmente la anglosajona, los latinos nos aterrorizamos ante la posibilidad de fracasar. Te tengo buenas noticias, el camino al éxito está alfombrado de fracasos.

De pagar impuestos, de los c_ _ _s y del fracaso nadie se salva.

Me parece que estoy siendo demasiado terminante. Un buen estudio contable podría evitar que pagues impuestos (aunque no lo recomiendo) elegir a la persona correcta puede que te haga zafar de lo segundo pero del fracaso, olvídate, de eso no escapa nadie.

¿Que es el fracaso?

Según la Real Academia Española : Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio.

Según nosotros: Resultado adverso de un negocio que transforma a una persona con futuro en un fracasado que no sirve para nada.

Si emprendemos algo y el resultado no es el esperado nos sentimos lo peor de la existencia.¡ Pará un poquito ! ¡ No sos tan importante ! Además el mundo, tal cual lo conocemos, no sería lo que es si todos aquellos genios que nos precedieron hubiesen abandonado sus proyectos e ideas por miedo a fracasar o por un resultado adverso.

Nunca más en tu vida utilices la palabra fracaso.

¿ querés cambiar tus resultados? ¡ cambiá tu cabeza ! Te propongo como primer paso dejar de llamar fracaso a tus intentos ya que las palabras tienen su connotación y el término “fracaso” tiene una evidente significado negativo.

Si a un determinado proyecto que no resultó como esperabas lo llamás fracaso te estás colgando el cartel de fracasado. Hacer esto es cometer una injusticia y cerrarte todos los caminos ya que pocas chances vas a tener en el futuro sintiéndote un fracasado.

No estoy hablando de paparruchadas provenientes de un dudoso libro de autoayuda. Respaldo lo que digo con ejemplos y estudios científicos que abundan por doquier. Aquello de “pensar hacer y sentir” no debe ser tomado a la ligera.

Quien ande por la vida repitiéndose a si mismo que es un fracasado y sintiendo que lo es rara vez podrá obtener un éxito. No en vano en todos los sectores, principalmente en el deporte de élite, se pone énfasis en fomentar en los deportistas un espíritu ganador.

Por lo tanto, cuando algo no resulte como pensabas no digas fracaso , llamalo intento o utilizá cualquier cosa desprovista de connotación negativa llamalo “dulce de leche” “estreptococo filliforme” “abra cadabra pata de cabra” cualquier palabra “sesuda” o cualquier idiotez da igual, lo importante es no sentirte una porquería de ser humano por la sencilla razón de que algo no resultó. No te atormentes sin sentido.-

En tu vida mandás vos y no tenés que rendir cuentas a nadie.

En ultima, ultimísima instancia y aún llamando fracaso al fracaso ¿a quien le debés una explicación?  ¿al vecino de enfrente? ¿a tus amigos de Facebook? ¿a tu ex pareja? ¿a tu pareja actual?  ¿A quien le tenés que rendir cuentas?.  

Vivis en un mundo en el que la mayoría de las personas son conformistas, se quedan en la comodidad de lo conocido, no se arriesgan, no sueñan y no actúan por miedo a perder lo poco que tienen.

En este contexto: ¿vas a castigarte porque algo te salió mal? ¿vas a crucificarte y golpearte el pecho porque tuviste un tropiezo en un camino que vos mismo estás construyendo para lograr un objetivo, un sueño?  Perdoná la grosería , perdoná que te lo diga de esta forma pero…..¡ Dejate de joder !

Nuestra vida es una vida de ensayo y error.

Desde que nacimos cada cosa que hacemos tuvimos que aprenderla a fuerza de ensayo y error. Salvo las funciones vitales como respirar o hacer latir nuestro corazon que las manejamos con “piloto automático” todo lo demás lo fuimos aprendiendo.

Caminar, leer, andar en bicicleta, aprender un idioma, todo lo que se te ocurra lo tuviste que aprender y nada de eso lo hiciste bien a la primera vez.

¿alguna vez escuchaste a tu mamá decirle a tu viejo – che!, el bebe quiso caminar y se cayó  es un fracasado, no tiene futuro ! ?  Imagino que no.

Este ejemplo no es original pero es certero. Todos los que habitamos esta maravillosa roca en los suburbios de la vía láctea aprendimos “fracasando” (aunque ya te dije que no uses esa palabra).

No sos vos, es el sistema.

Si no te convenciste con todo lo que te dije hasta ahora dejame que te aporte un dato más que seguramente no estás teniendo en cuenta.

Muchas veces no obtenemos los resultados que queremos porque no fuimos preparados para ello. La educación que recibimos (aún en costosas casas de estudio) es pésima. No nos preparan para la vida real, nos preparan para un mundo teórico y esta es una de las principales causas que explican nuestros supuestos “fracasos”.

Invertís años de tu vida para obtener un título universitario y cuando egresás te das cuenta que el conocimiento que tenés no alcanza para vivir de ello.  Te dieron un título de abogado, arquitecto o contador pero olvidaron de decirte, por ejemplo, como captar clientes. Así de absurdo, asi de real.

Nos preparan para obedecer, para ser empleados sumisos, piezas de un engranaje productivo sin otro horizonte que el de trabajar toda la vida a la espera de una jubilación paupérrima. Con suerte tal vez podamos comprar un auto, una casa o al menos sacar en cuotas con la tarjeta de crédito unas vacaciones en el destino turístico de moda para vivir por un ratito la ilusión de una vida mejor de la que tenemos en realidad.

Si un día te cansás y decidís ir un pasito más alla que la media vas a estar obligado a prepararte solito, haciendo tu propia experiencia a fuerza del   “ensayo y error” . Por ende es lógico que no te vaya bien al primer intento por la sencilla razón de que estás aprendiendo a hacer algo que jamás te enseñaron.

Animarse y creer sin caer en lo absurdo.

No hay que flagelarse porque las cosas no resultaron según lo esperado pero  ¡ ojo ! tampoco se trata de tomar el tema livianamente y andar de aquí para allá malogrando todo lo que emprendemos.

Es necesario que controles al máximo las variables de tu proyecto para evitar que las cosas salgan mal. El absurdo tenés que dejarlo afuera de la ecuación.

Si en tu vida agarraste una aguja y de buenas a primeras alquilás un local inmenso en el centro de Buenos Aires y “muy suelta de cuerpo” colgás el cartel  – Laurita Pret a Porter –  esperando hacerte rica en el mundo de la moda te auguro un estrepitoso porrazo.

Una cosa es que no nos vaya bien habiendo tomado todos los recaudos posibles, en tal caso habremos conseguido una lección de vida y una experiencia para el futuro. En cambio, tirarnos a la pileta al grito de “no creo en el fracaso” es una opción innecesaria que  se debe evitar. 

Si deseas aumentar tu tasa de éxito, duplicá tu tasa de fracaso.

Esta frase es de Thomas J Watson un alto directivo de la empresa de computadoras IBM. Se le atribuye a Watson el transformar esa compañía en una multinacional.

Dichas palabras son citadas en forma habitual en todos los libros, audios, videos y blogs que hablan de temas como el que hoy elegí. La frase es contundente por su significado y por quien la dijo.

Como tantos otros también la elegí pues no me interesa ser más o menos original, me interesa que te sirvan mis reflexiones y esta frase da el cierre perfecto a este artículo.

Me gustaría que te quedes con ese pensamiento con la certeza de que la vida es un camino, no es un momento aislado y cualquier camino que busque la realización personal y el éxito (sea cual fuere tu idea del mismo) tendrá necesariamente éxitos e intentos fallidos que no son , ni mas ni menos, que oportunidades para aprender lo que nos falta para aplicarlo la próxima vez que volvamos a la carga.


Estrategia perdedora: Sentirte un fracasad@ porque algo que intentaste no salió como pensabas.

Estrategia ganadora: Hacer las cosas de la mejor manera posible buscando el mejor de los resultados. Entender que la vida es un camino y que todas las experiencias nos enseñan a “afinar la puntería” para los próximos intentos.-

¿Alguna duda?

Si tenés alguna duda, sugerencia o simplemente querés dejarme tu comentario podés hacerlo en el formulario de contacto.

Te dejo la versión audio.

El emprendedor y el miedo al fracaso” es la versión audio de este artículo, te dejo el episodio por si lo querés escuchar y aprovecho para invitarte a suscribirte a mi podcast “Marketing digital para gente como uno“.

Podés escuchar Marketing digital para gente como uno en tu app favorita. IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Spreaker > Hacé clic y suscribite < para no perderte ningún episodio.