Tu propio sitio web gratis y sin esfuerzo es imposible.

Muchas veces vemos publicidades que invitan a tener tu propio sitio web gratis sin más esfuerzo que un par de clicks. Cuidado! en el mundo de internet no todo lo que reluce es oro.

Es vital invertir en tu presencia digital.

Tener tu propio sitio web es fundamental para que tus posibles clientes puedan encontrar aquello que ofreces. Sea que vendas online o no, estar en internet ya no es una opción, es una obligación, una necesidad.

Todavía hay gente que cree que una página web es algo poco importante es por ello que no se plantean la posibilidad de invertir en internet. Creen que internet es solo para cierto tipo de negocios, no están al tanto de los profundos cambios que produjo la tecnología en cuanto a los hábitos de consumo.

Para estas personas internet es un gasto a evitar o a los sumo, algo que tiene que ser encarado buscando el menor costo posible. Lamentablemente terminan siendo las principales víctimas de quienes engañan al ofrecer a un bajo costo, gratis o sin esfuerzo  algo que tiene mucho valor y requiere mucho trabajo realizarlo.

Estar en internet de forma profesional requiere una inversión, las soluciones mágicas no existen.

El marketing de lo fácil y gratis.

Si estás pensando en tener tu propio sitio web vas por buen camino, ya no tengo que explicarte la importancia de estar en internet. Ahora es el momento de que elijas la opción adecuada para vos.  

Vivimos en la era del menor esfuerzo. El marketing que propone a la gente obtener algo sin que deba hacer nada es altamente efectivo. Los ejemplos más claros se dan en el ámbito del acondicionamiento físico. Te dicen que podés tener abdominales de fisicoculturista usando una máquina solo unos minutos al día.

Si al menor esfuerzo le sumamos la palabra “gratis” tenemos una bomba de marketing. Es por ello que son tan populares y seductores aquellos modelos de negocio al estilo Wix que te ofrecen tu propio sitio web sin que tengas que hacer prácticamente nada y en forma supuestamente gratuita.

Sin embargo en la medida en que te empieces a informar te vas a dar cuenta que nada de lo que funciona en internet es ni fácil ni mágico, hay que trabajar y mucho. Por lo tanto ese que te ofrecen no es cierto, o por lo menos, no es tan real como te lo quieren contar.

Lo fácil no es nada fácil.

Te dicen que podés tener tu propio sitio web de manera fácil y sin esfuerzo utilizando un software de “arrastrar y soltar”. Según la publicidad de estas empresas para tener tu web solo es necesario que elijas una plantilla y la modifiques a tu gusto. Dicen que con un par de clicks fácilmente lo podés lograr.

Pensá en lo siguiente: No le sienta de la misma forma la ropa a una modelo maquillada, correctamente iluminada, situada en un escenario elegido expresamente, que la misma ropa usada por vos.  Con las plantillas para sitios web ocurre lo mismo.

Las plantillas pre diseñadas son hechas por profesionales y tienen imágenes y textos que se adaptan perfectamente al diseño, las hacen bien bonitas para que las compres con los ojos.

Pero cuando vos tenés que cambiar el nombre ficticio de la plantilla por el nombre de tu comercio la cosa se complica. Al sustituir la imágenes ocurre lo mismo. Tu foto no queda igual que la muestra, el impacto visual no es el mismo ni tampoco se conserva la estética de la web.

Si sos una persona a la que poco le importa que las cosas queden bien, esto no va a ser un problema para vos. En cambio, si querés que tu web quede perfecta, preparate para frustrarte al ver que las cosas no son tan sencillas como te lo venden en su publicidad.

Para lograr que tu propio sitio web quede como la plantilla elegida vas a tener que laburar un buen rato y si no tenés experiencia manejando software de edición digital al estilo Corel, Photoshop, Illustrator o similar no te será sencillo.

En consecuencia, aquello de tener “tu propio sitio web en apenas unos minutos” se transforma en un trabajo que te va a llevar horas e incluso días.

Nada es gratis en la vida y menos tu propio sitio web.

El gran “gancho” publicitario de estas empresas es la palabra gratis. Te dicen que podés tener tu propio sitio web sin pagar por él, cosa que no es tan cierta como te la cuentan.

Todos estos sistemas te ofrecen un plan gratuito y si bien es cierto que podés tener una página web sin que debas abonar por ella también es cierto que esa página web está muy limitada.

Si no tenés experiencia en el tema es probable que caigas en la trampa pues es lógico pensar que es conveniente obtener gratuitamente algo que cuesta dinero. Para qué vas a pagarle a un desarrollador web o implementador si podés obtener lo mismo sin pagar. Solo un tonto pagaría.

Lo que ocurre es que bajo ningún punto de vista obtenés lo mismo.

Estas empresas te ofrecen algo básico, que podría servirte al principio, pero una vez que tu negocio empiece a crecer o en la medida en que comprendas la importancia del marketing digital y del uso de las distintas herramientas para captar clientes, vas a encontrarte preso de un sistema limitado. Cuando necesites ampliar funcionalidades eso ya no va a ser gratis.

Te doy algunos ejemplos:

Wix es “gratis” pero…

  • Querés tu favicon (el loguito que aparece en el navegador)  tenes que pagar.
  • Querés conectar tu propio dominio  . tenes que pagar..
  • Querés eliminar los anuncios.. tenes que pagar
  • Querés una tienda online … tenes que pagar
  • Querés cupones de promoción .. tenes que pagar..

Aquí esta la info que obviamente no la tienen en la portada. https://es.wix.com/upgrade/website

Jimdo es gratis pero para ampliar las funcionalidades tenes que pagar https://es.jimdo.com/precios/

Lo mismo ocurre en otras plataformas similares.

No estoy criticando el modelo de negocios de estas empresas, es muy válido y útil para algunos clientes que no necesitan más que una web en la que poner una foto, su teléfono, el horario de su comercio o la dirección.  Para aquellos como vos, que necesitan tener su propio sitio web verdaderamente profesional estos servicios no sirven para nada.

En resumen

Tu propio sitio web es tu negocio online aunque no vendas directamente productos o servicios por internet, entonces tu inversión debe estar a la altura de la importancia de este hecho. No podés pretender ganar gracias a internet sin invertir.

Dejarte seducir por propuestas que se presentan como soluciones casi instantáneas, como caminos fáciles que te van a permitir rentabilizar tu presencia en internet sin que tengas que invertir o trabajar para que ello ocurra es un absurdo.


Estrategia perdedora: caer en la trampa de los vendedores de ilusiones, pensar que tu pagina web solo es una cosa colgada en internet por si alguien pasa por casualidad.

Estrategia ganadora: entender que es vital tu presencia digital, que el centro de la misma es tu web y que es necesario que inviertas en ella.