Usabilidad – Cinco consejos para mejorar tu página web.

La usabilidad es fundamental en el desarrollo de tu página web. Quien visite tu sitio debería encontrar la información fácilmente y sin pérdida de tiempo. Voy a darte 5 consejos que te ayudarán a mejorar tu página web.

Menú de navegación: sencillo y visible

El menú de navegación tiene que ser sencillo, práctico y con lo mínimo indispensable para que quien visita tu página web encuentre el contenido sin demoras. Evitá los menús de muchos niveles incluso si tu web es un e-commerce o tiene varias secciones. A nadie le gusta tener que hacer 3 o 5 clicks para encontrar la información.

El menú tiene que ser un menú, parecer un menú y ubicarse donde se espera que esté un menú. Muchas veces buscamos un diseño original, novedoso, creativo pero nos olvidamos de la usabilidad, ponemos un “menú hamburguesa” (el de las 3 líneas horizontales paralelas) o un menú que solo es visible cuando movemos el cursor. Evita estas prácticas.

Salvo excepciones tampoco abuses de los “mega menús”. Un menú que al desplegarse te ocupa media página y te oculta el contenido va en contra de las buenas prácticas de usabilidad. El menú debe ser sencillo, bien visible, con la menor cantidad de botones posibles y fácil de navegar.

Productos o servicios: pocos y claros.

En mi artículo “Tips para hacer un sitio web vendedor” me referí al poco tiempo que tenemos al visitar una web.

Quien llegue a tu web apenas estará en ella unos segundos, es fundamental que de un vistazo entienda que tenés para ofrecerle. Si sos incapaz de captar su atención en ese breve tiempo ese posible cliente se irá a otro sitio, probablemente de tu competencia.

Si ofreces servicios se claro. Evitá metáforas y lugares comunes. Escribí para que te entiendan, sin términos técnicos, frases rebuscadas o mencionando cosas intangibles . En mi artículo  “lo que” te doy ejemplos.

Si tu portfolio de servicios es amplio elegí dos o tres que quieras destacar y los demás dejalos en la página “servicios”. Quien visite tu web no va a tener ni tiempo ni ganas de leer una lista de las 25 cosas a las que te dedicás. 

Ubicar en la portada de tu página web una lista de todos tus servicios amontonados uno encima del otro no es buena idea ya que vas a dar la imagen de alguien que “hace de todo” y no está especializado en nada.  

Con los productos seguí un criterio similar. No juntes 150 productos en la portada de tu página web. Elegí los más importantes, los que más se vendan, los más vistosos o los que vos consideres que tienen que estar destacados de acuerdo a tus objetivos de venta.

Página “quienes somos”: mostrá tu costado humano.

Todas las páginas web tienen o deberían tener una sección “quienes somos” ya que es la página más visitada antes del momento de la conversión. Los que no entienden mucho de desarrollo la consideran una página “de relleno”, pero no lo es.

Los que vayan a tu web sin intenciones de comprar nada o contratar tus servicios probablemente no presten atención a esto, pero quienes decidan adquirir un producto o contratar un servicio querrán saber con quién están tratando.

En cualquier tipo de transacción online es muy importante generar confianza, tu página de “quiénes somos” tiene que ofrecer a tus visitantes la posibilidad de conocerte, saber como sos, conocer tu cara.

Quien soy (profesional o marca personal):

Si sos un profesional que explota su marca personal es en esta página en donde tenés que contarle a todos quien sos. Es aquí en donde va el costado humano del negocio. En este apartado no van tus servicios, eso queda para la página servicios, o para la portada. Aquí tenés que hablar de vos.

Quienes somos (pyme o pequeño comercio):

Si la página web pertenece a una pyme o pequeño comercio en este apartado deben estar las personas que forman parte de esa organización, o al menos los principales responsables y aquellos que tienen trato directo con los clientes.

Si se trata de varias personas no es conveniente que cada una ponga toda la historia de su vida. En todo caso, si lo que tienen para decir es importante, es mejor publicar enlaces hacia las redes sociales de la persona.

Por ejemplo, si los miembros del equipo son profesionales que quieren dejar en claro su valor como tales podrían publicar enlaces a redes especializadas como LinkedIn.

Importante:

Bajo ningún punto de vista caigas en la tentación de poner fotos de catálogo, las fotos tienen que ser reales. De la persona o de las personas que efectivamente trabajan en la empresa.

Otra práctica espantosa que se repite con frecuencia es caer en lugares comunes: “somos un grupo de profesionales creativos motivados que buscamos la satisfacción del clientes, blah, blah, blah” , como digo siempre, en marketing la diferenciación es clave, no pongas lo mismo que ponen todos, que nadie entiende y que a nadie le importa.

Llamada a la acción.

Tu página web debe  perseguir un objetivo que esté alineado con los de tu negocio. La manifestación de ese objetivo en tu web se denomina “llamada a la acción” o CTA (call to action).

Si tu  página web está bien hecha tiene que ir guiando a quien llega para que realice eso que vos querés que haga. Así como un vendedor de un comercio de electrodomésticos te asesora y te va “empujando” para concretar una venta, los elementos de tu web van llevando a tu visitante a que realice eso que vos querés.

Si buscás que se suscriban a tu lista de correos la llamada a la acción deberá ser “suscribite”, si ofreces capacitación online tu CTA será algo similar a “suscribite a mis cursos”, si tenés un ecommerce las llamadas a la acción serán del tipo :“comprá” o “agregá al carrito

Es un error dejar en manos del posible cliente la decisión de que hacer o que no hacer. Los elementos de nuestra página web deben ser señales, indicadores que van mostrando a los visitantes cual es el camino.

De este modo, si queres vender un producto, toda la estructura de tu página web, su diseño, los textos, las fichas del producto, las fotografías y finalmente la llamada a la acción (CTA) deben optimizarse para vender.

La llamada a la acción debe ser una sola. Si tu web es para vender tu CTA debe ser “comprá“, si es para captar clientes decí “deja tu email” si querés suscriptores poné “suscribite“, una sola cosa por vez ya que si en una misma página ponés varias CTA´s distintas la gente no sabrá si comprarte, suscribirse, o dejar el mail.

Formulario de contacto

En toda página web debe haber un formulario de contacto. Los visitantes de tu sitio deben tener una herramienta para ponerse en contacto con vos de forma fácil.

El formulario de contacto tiene que estar visible. En el caso de que no esté visible en el menú de navegación tenés que poner un enlace que lleve hacia él.

El formulario tiene que ser sencillo, con pocos campos. Muchas veces espantamos a los visitantes de nuesta web al poner demasiados campos para llenar. Antes era común pedir nombre, apellido, dirección, teléfono, etc. en la actualidad esa práctica no es aconsejable pues a nadie le gusta que lo obliguen a llenar formularios kilométricos.  

Un formulario con tres o cuatro campos (como mucho) son suficientes. Lo óptimo es nombre y apellido, correo electrónico y un campo de texto para la consulta. Si querés cuidarte del spam podés agregar el captcha de  google. 

Si por razones propias de tu actividad necesitás pedir mas datos a los clientes entonces te conviene tener dos formularios, uno de contacto, bien sencillo y uno más específico.

Resumiendo

Solo con  una página web profesional se puede competir en  internet.  Si tu página web no es profesional estará ahí colgada pero que no te servirá para nada. Estos consejos no agotan el tema, tu web también debe adaptarse a móviles, ser rápida, tener un correcto equilibrio entre diseño y usabilidad y muchas otras cosas más que te voy a ir contando en próximos artículos.


Estrategia perdedora: No tener una página web optimizada para lograr los objetivos de tu negocio.

Estrategia ganadora: entender que tu página web es tu negocio online y que debe estar afinada al extremo para ayudarte a que tu negocio crezca.