Tres claves a tener en cuenta si deseas vivir de ingresos pasivos.

Los ingresos pasivos son uno de los los conceptos que más atraen emprendedores al ámbito de internet. Tener un negocio que funcione mientras tomamos sol en la playa es el sueño de muchos. Si estás buscando hacer realidad ese sueño esta nota es para vos.

Los ingresos pasivos no existen.

No voy a hacerte perder tiempo. Si lees esta nota esperando que te de una receta mágica para vivir sin trabajar te sugiero seguir buscando, en internet hay decenas de sitios que ofrecen esos contenidos.

Voy a ser terminante, no existen los ingresos pasivos. Definitivamente no.

Se confunde ingresos pasivos con negocios que una vez funcionando generan un flujo de ingresos recurrentes que en algunos casos son permanentes. Algunos ejemplos que podés encontrar son los siguientes:

    • Escribír un libro.
    • Escribír una canción o su música.
    • Desarrollar una aplicación para celulares.
    • Tener un negocio online.
    • Crear un membership site (sitio con membresías o socios).
  • Publicar videos en Youtube.

La lista es extensa, demasiado extensa para dar todos los ejemplos. Pero la idea básica de los que proponen vivir de ingresos pasivos es que una vez puesto a andar el negocio ya no hay que atenderlo más y así, por arte de magia, segundo a segundo, nos ingresa un dinero sin que tengamos que hacer nada.

No busques Ingresos pasivos, creá  negocios escalables.

Seguramente habrá algunos escritores, músicos o empresarios  que cobran regalías  por derechos de autor o beneficios por sus negocios  mientras toman sol en el caribe pero ¿cuántos conocés?.

Y te pregunto: esos “privilegiados” ¿que camino recorrieron para llegar a ese lugar? . Créeme que no fué fácil para ellos, como no lo es para nadie que trabaja en pos de sus sueños.

Ingresos pasivos son efectivas palabras marketineras, no más, yo prefiero hablar de negocios escalables.

En el mundo online es más fácil fundar negocios, no es lo mismo poner una cadena de tiendas en el mundo físico que en internet, el entorno digital permite, si se saben hacer bien las cosas, crear negocios que puedan crecer con relativa rapidez. 

El hecho de que puedas tener funcionando varios negocios que te generen un flujo constante de ingresos no significa que se traten de ingresos pasivosNo busques vivir de ingresos pasivos eso no existe.

Buscá generar negocios escalables, que no tengan techo pues cualquier negocio que dependa de vos, de tu trabajo es un “autoempleo”. La clave es hacer un sistema que puedas replicar las veces que quieras, de esta forma vas a poder crear varios negocios siguiendo los mismos pasos. Esto es lo más parecido a un ingreso pasivo. Te doy un ejemplo:

Supongamos que que enseñas inglés.

Un posible modelo de negocio es ofrecerte por internet para que te contraten. El problema es que tu tiempo es limitado. Cuando el número de alumnos cubra tus horas disponibles ya no vas a poder tener más alumnos. Este modelo no es escalable.

En cambio si en vez de enseñar “uno a uno” creas una academia online ofreciendo cursos en video el negocio no tiene techo, es perfectamente escalable porque un mismo curso en video puede ser visto por decenas miles o millones de personas. Cada uno que se suscriba a tu sitio y pague la cuota mensual estará haciendo crecer tu negocio y vos estarás recibiendo mensualmente ese dinero. 

Ya tenés un negocio funcionando, ahora podrías hacer lo mismo con otros idiomas para hacer crecer tu plataforma o con otro tipo de cursos contratando personal idóneo. De este modo podrás crear uno o varios negocios escalables.

Como verás es posible generar negocios rentables y escalables pero olvidate de aquello de los “ingresos pasivos” vas a tener que trabajar y mucho para que funcionen y para que crezcan.

No vas a poder vivir de ingresos pasivos pero si de lo que te gusta, de lo que hacés bien.

Para montar un  negocio que te deje un sueldo por mes o un megaemprendimiento que te provea millones de ingresos mensuales necesitás un punto de partida sólido. Poner tu pasión en acción.

Tu negocio tiene que estar basado en tu pasión, en aquello que te gusta hacer y que hacés bien.

Como en el ejemplo de recién, si aprendiste inglés porque te obligaron y de repente estás sin trabajo y se te ocurre que podés enseñar (solamente por ganar dinero) vas por el camino equivocado. Tarde o temprano quedará en evidencia que solamente buscas un retorno económico y tus clientes elegirán una mejor opción. 

Tenés a amar lo que haces, apasionarte y transmitir eso. De otra manera no sirve.

Hoy es martes 27 de junio aquí en Mar del Plata llueve a cántaros y hace frío, son las 5:50 de la mañana y estoy escribiendo este artículo. Me levanté a las 3:50. Si no me apasionara lo que hago sería imposible levantarme a la madrugada para escribir un artículo.

No digo que tengas que levantarte todos los días a las 4:00 am para cumplir tus sueños o vivir de lo que te gusta, yo prefiero hacerlo así para que el tiempo me rinda más. 

Me refiero a desarrollar una actividad por la que sientas pasión. Sea cual fuere.

Y el segundo componente vital es tener conocimientos sobre la materia. De nada sirve que te apasione algo pero ser un “cero a la izquierda”.  No podés hacer un curso de mecánica ligera por internet y no saber cambiar un neumático. El absurdo no se lleva bien con el mundo del emprendimiento.

Hay muchísimas maneras de hacer negocios rentables por internet o en el mundo offline pero ninguna de ellas se llevan adelante debajo de una palmera tomando sol. Hay que trabajar mucho, capacitarse permanentemente y estar atendiendo los cambios que se producen dia a dia a una velocidad vertiginosa.

Los ingresos pasivos como los que se promocionan van en contra del propio espíritu del emprendedor. El emprendedor ama lo que hace, podría estar 24 horas seguidas trabajando sin que ello le produzca incomodidad. Para quien emprende su actividad no es un trabajo, es una forma de vida que eligió con pasión y deseo de dejar una huella, un legado. Su desafío excede la mirada corta de buscar un retorno económico.

Es por ello que jamás podría un emprendedor tirarse al sol en una playa del caribe mientras otros se ocupan de su negocio, el disfrute del emprendedor no está en una playa paradisíaca, esta en su día a día en los desafíos que le presenta la vida que eligió una vida con pasión, un camino con corazón.


Estrategia perdedora: Disfrazar tu vangacia de emprendimiento buscando crear un negocio que funcione solo mientras te dedicás al ocio.

Estrategia ganadora: Hacer lo que te gusta, lo que sabés y hacerlo con pasión. Lo demás viene solo, no sin esfuerzo, pero como consecuencia del modo de hacer las cosas.


En próximos artículos voy a darte algunas pautas que te van a servir como puntos de partida a la hora de emprender tu propio negocio. Conceptos como crear, crecer y monetizar, pivotar y el valor de la persistencia por citar algunos.

Te dejo mi formulario de contacto en caso de que quieras hacerme un comentario, una consulta o tengas alguna duda. Muchas gracias !