Marketing digital para gente como uno

Episodio 96 | Elegir un negocio es elegir una forma de vida


Suscribite para escuchar Marketing digital para gente como uno en: IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Audiobip

Si querés emprender y tener éxito lo primero que debés hacer es definir con exactitud un marco de referencia. Tenés que elegir un tipo de negocio que coincida con tu filosofía de vida, tu forma de ver el mundo, un negocio que se adapte a vos. Esta es la mejor estrategia para que tu trabajo, en vez de ser una carga, sea algo que disfrutes cada día.

El emprendedor perdido

Cuando vas a emprender pueden pasarte dos cosas:

  • Que no se te ocurra ninguna idea.
  • O tengas muchas ideas, pienses que todas pueden ser viables y te cueste elegir una.

El primer caso es sencillo ya que lo que sobran son las ideas, hay muchas maneras de encontrar ideas de negocio. Además, como siempre te digo las ideas son lo de menos, lo importante es llevar las ideas a la acción.

En el segundo escenario bastaría con validar esas ideas y quedarte con la que funcione.

Sin embargo falta algo importante, una cosa que por lo general quienes emprenden por primera vez no toman en cuenta y se trata de elegir un tipo de negocio que tenga que ver con el tipo de vida que querés.

Posibilidades infinitas.

Las posibilidades, los tipos de negocio que podés iniciar son casi infinitos:

  • Negocio físico / online.
  • En solitario / en sociedad.
  • Vender productos físicos / vender digitales / vender ambos.
  • En tu ciudad / en tu país / para el mundo.
  • Exportar / importar.
  • Vender ropa / dar cursos online / ofrecer servicios.
  • Un solo pago / pagos recurrentes.
  • Cobrar en pesos / dólares / euros.

Las opciones son tantas y tan variadas que es fundamental que te tomes el tiempo necesario para elegir el camino correcto.

¿Que tipo de camino? Uno que se adapte a vos pues de lo contrario corres el riesgo de ir directamente hacia un estrepitoso fracaso.

Un marco de referencia para decidir el negocio a emprender.

Vamos a suponer que tenés en claro que tu negocio será digital.

No te interesa poner un local a la calle y tener que pagar servicios, alquiler, habilitaciones y abrir o cerrar en cierto horario. Te parece mejor crear un negocio digital, hasta ahí todo bien.

Aunque ya descartaste un montón de opciones te queda mucho por refinar. Es crucial decidir correctamente pues muchos negocios fracasan antes de empezar y lo hacen porque alguien arranca una actividad y a poco de andar se da cuenta de que eso no es lo que le agrada.

Las personas eligen poner un negocio porque esta de moda, al vecino le va bien o porque una prima conoce a un fabricante y consigue cierto producto para vender.

Esto es un error. Como emprendedor debés saber que el emprendimiento es una forma de vida no es algo que hacés para conseguir un objetivo monetario, el dinero es la consecuencia de poner tu pasión y conocimientos en acción al servicio de los demás.

¿Cómo elegir tu negocio?

No tenés que pensar en si es rentable o no, si vas a ganar mucho o poco dinero, eso tenés que dejarlo para luego.

En el momento cero es necesario que mires tu proyecto, tu idea o futuro negocio desde la perspectiva de las cosas que querés o no querés para tu vida.

Si solamente pensás en el negocio en sí, en los productos, servicios o clientes vas a estar dejando afuera un elemento clave en la ecuación.

Tenés que cerrar los ojos e imaginar el futuro. ¿Te ves haciendo esa actividad por el resto de tu vida? ¿ Eso que elegiste es sostenible a largo plazo? Si pasan varios años ¿Te vas a sentir a gusto realizando esa actividad, o solo vas a seguir por el dinero?

Elegir tu negocio es elegir tu vida.

Tu negocio tiene que ser 100% compatible con la vida que te gustaría tener.

Si te molesta perder tiempo viajando entonces no elijas un negocio que implique viajar todos los días una hora hasta llegar al lugar de trabajo.

Si lidiar con empresas de transporte, paquetes y cajas no te seduce entonces no elijas crear una tienda online de productos físicos, elegí algo virtual.

Te dí solamente dos ejemplos de miles posibles, Te corresponde a vos hacer una lista de las cosas que te gustan y de las que no te gustan y de esa manera ir dando forma en tu mente al posible negocio a emprender.

Lo deseado y lo posible.

Otro elemento a tener en cuenta es que aquello que elijas sea realizable.

Supongamos que luego de analizar tus alternativas desde el punto de vista de lo que te gustaría hacer elegiste poner un restaurant porque lo de la cocina va con vos, lo hacés bien y te apasiona.

Sin embargo no tenés ni diez centavos para invertir, tampoco podés solicitar un crédito y no hay nadie que te pueda prestar dinero. En este caso, lamento decirte, que no va a poder ser. Al menos no como tu primera opción de emprendimiento, deberás conseguir antes el dinero.

Esto parece una pavada pero hay miles de ejemplos de gente que se larga a la aventura sin poner los pies sobre la tierra.

En conclusión.

Si vas a emprender el negocio que elijas debe estar subordinado y en concordancia con el tipo de vida que querés.

Por eso y antes de hacer cualquier otra cosa es fundamental trazar ese marco de referencias del que te hablé, esos parámetros y características que deben cumplirse para que una vez puesto en marcha tu negocio sea algo que además de entregarte un beneficio económico le aporte plenitud a tu vida.

Contacto.

Espero que este episodio haya sido de tu agrado. Te dejo el formulario de contacto para que me hagas llegar tus comentarios, dudas o sugerencias. Al toque te voy a responder.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
1
¿Alguna duda, consulta? ¡Mandame un wasap :)!
Powered by