Marketing digital para gente como uno

Episodio 209 | Dejá para mañana lo que no podés hacer hoy.


Suscribite para escuchar Marketing digital para gente como uno en: IVOOX | Spotify | Stitcher | Google podcast | Apple podcast | Audiobip

¿Estás sin energía, con poco humor, sin ganas, cuestionándote lo que estás haciendo y hasta tu propia vida? No te preocupes, es normal y nos pasa a todos. No desesperes, no te presiones, date el tiempo necesario para que las cosas vuelvan a su curso normal. Todos tenemos días buenos y de lo otros y debemos aprender a lidiar con ellos.

Esos días en los que no sabés para que lado disparar

Hay días en los que tenemos el humor complicado y no se trata de que nos pase algo malo o recibamos una mala noticia.  A veces venimos acumulando tensión y ante un pequeño problema o un pensamiento que se nos cruza de golpe nuestro día se torna gris. 

Quedamos prácticamente paralizados, con poco ánimo, sin saber para donde disparar o que hacer primero. Empezamos a cuestionar las cosas que hacemos, estamos como atontados.

Vamos cambiando de tarea en tarea y no finalizamos ninguna, estamos dispersos y sin concentración. Es el típico día para meterse a la cama para empezarlo nuevamente desde cero.

No te preocupes, todos tenemos días complicados.

Como emprendedores que somos nos va a pasar una y mil veces tener días complicados.

Por un lado obedece al propio mundo que nos circunda. 

Aunque hagamos todo lo posible por aislarnos y trabajar en un entorno de tranquilidad buscando la concentración para sacar lo mejor de nosotros y ser más productivos seguimos siendo permeables a las cosas que pasan a nuestro alrededor.

Además la propia dinámica de emprender implica lidiar con mucha presión, principalmente si estamos en soledad. Tenemos que pensar en mil cosas como los plazos de entrega, los clientes, la publicidad, los proveedores y todo lo que queda por fuera del trabajo.

La suma de todo deriva en un verdadero “cocktel explosivo”.

Dejá para mañana lo que no podés hacer hoy.

Mi consejo en este punto es “parar la pelota”. En vez de presionarte para ir más allá, en vez de llevarte al límite y de obligarte a hacer cosas cuando no estás con ganas de hacerlo te propongo lo contrario. Tomarte un descanso.

Forzar la situación no sirve porque al estrés le estas agregando más estrés, a la presión más presión y eso no es bueno.

En el episodio que titule un emprendedor sin límites es un paciente psiquiátrico sobrevuelo este tema. No podés ir a mil todos los días porque tarde o temprano vas a estallar, te vas a enfermar y al final el cuerpo te va a mandar a parar te guste o no.

Darte un respiro no es procrastinar o excusarte en la falta de ganas.

Aquí no se trata de negligencia ni de procrastinar por vagancia. 

Hablo de situaciones límite, momentos particulares en los que realmente sentís la responsabilidad de tu trabajo pero te falta la energía para arrancar, tu humor no es el adecuado y tampoco te acompañan las ideas.

Si tu estado anímico es grave, mejor consultar a un profesional.

Cada persona es un mundo y no soy precisamente un especialista en estos asuntos, simplemente transmito cierta información que se origina en mis propias vivencias y también en otras fuentes.

Por eso te digo que todo depende de como seas, del trabajo que estás haciendo y de la profundidad de ese estado anímico.

Está claro que si es muy grave, recurrente y te está impidiendo tener una vida feliz y que tus días sean normales te conviene consultar a un profesional.

Pero si son casos aislados, estas siempre con pilas, laburando y de tanto en tanto tenés un “bache” un “bajón” hay otras maneras de afrontarlo.

Poné pausa y rompé con el estado anímico.

  • Pone música y bailá un rato.
  • Descalzate y camina por el césped.
  • Date una vuelta manzana.
  • Lee un par de páginas de un libro.
  • Mirá dibujos animados en Youtube y reíte un rato.

La idea es “romper” con ese estado anímico que te roba el día. Cuando te sacaste de encima ese humor y descomprimiste la situación ya podés volver al trabajo.

En conclusión. 

No hay que forzar el asunto, si las condiciones no están dadas, frená, poné pausa y hacé lo posible para que todo vuelva a su cauce natural.

Una vez que lo lograste seguirás entonces con tu trabajo, con tu vida. Pero si pretendés luchar vas a llevar las de perder.

Por eso el título de “dejá para mañana lo que no podés hacer hoy”.

Así como te digo que te pongas en acción porque el tiempo no perdona también te digo que en ciertos momentos para preservar tu salud y ordenarte es necesaria una pausa o una retirada estratégica.

Enlaces.

Te comparto enlaces a otros episodios de este podcast con temas relacionados.

Episodio 194 | No somos Google.

Episodio 174 | Compararte con otras personas es un mal negocio.

Episodio 164 | Todos somos el Chapulín colorado.

Episodio 161 | ¡Ponete en acción! que el tiempo no perdona.

Episodio 126 | Not today

Contacto.

Si querés dejarme un comentario, una consulta o sugerencia podés hacerlo en el formulario de contacto. Al toque te voy a responder.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
1
¿Alguna duda, consulta? ¡Mandame un wasap :)!
Powered by